Domingo 29 de diciembre

domingo 29 de diciembre Nochevieja

Las fiestas de fin de año tienen muchos elementos comunes, pero hay también costumbres y ritos sociales curiosos y exclusivos. Veamos algunas de las formas más curiosas de celebrar los últimos días del año:

-Desde los inicios del Imperio Romano, enero estaba dedicado al dios bifronte Janus, que mira delante y detrás: al año que se va y al principio del que viene, por eso le representaban con dos rostros, uno barbudo y viejo y el otro jovencito. Los romanos invitaban a comer a los amigos y se intercambiaban miel con dátiles e higos para que pasase el sabor de las cosas y que el año que empezase fuese dulce. Esta vieja costumbre romana fue poco a poco entrando en Europa, donde con la misma finalidad venturosa comenzaron a ofrecerse lentejas, de las que se dice que propician la prosperidad económica del año que empieza.

 

-En la Edad Media la Iglesia trató de oponerse a las viejas costumbres, pero no consiguió extirpar la atmósfera disipada de, “la noche de San Silvestre”, que se mantuvo como la última isla pagana de las doce noches navideñas (las comprendidas entre la Navidad y la Epifanía), que la Iglesia consideraba como período de renovación para mejorar el año venidero.

 

-En Rumanía, queridos oyentes, no tenemos una costumbre exclusiva para despedir el año. Normalmente, la gente se reúne en casa de algún amigo común o en un restaurante, mientras los jóvenes prefieren salir y pasar la Nochevieja en la calle con sus amigos, en alguna cabaña de las montañas o inclusive en alguna de las estaciones del Mar Negro. Últimamente, cada vez más rumanos optan por pasar los últimos días del año en el extranjero, de preferencia en alguna capital europea como París, Roma, Atenas, Viena o Madrid. Tampoco tenemos un plato típico para la última noche del año. De hecho, los preparativos son casi los mismos que en Nochebuena: morcillas, embutidos, ensalada rusa, carne picada y envuelta en hojas de vid o de col, un plato que en rumano se llama “sarmale”, asado de cerdo o de pollo y varios dulces.

 

-En España, el último día del año se celebra la Nochevieja. Después de cenar el 31 de diciembre, según la tradición, a las 12 en punto de la noche, se toman las 12 uvas de la suerte en la Puerta del Sol de Madrid o viéndolo por la televisión. La tradición de despedir con doce uvas el año se remonta tan sólo a principios del siglo XX. La implantación de esta costumbre no se debe a motivos religiosos o culturales, sino más bien a meros intereses económicos. En la Nochevieja de 1909, los cosecheros, en un esfuerzo desesperado de imaginación, consiguieron desembarazarse del excedente de uvas de ese año inventando el rito de tomar las uvas de la suerte en la última noche del año.

 

- En Argentina es tradición que el día de Año Nuevo las empresas pasen documentos antiguos y papeles que no van a usar por la trituradora y tiren por la ventana los restos del papel. Así, muchas calles se visten de blanco el primer día del año.

 

-Bombachas de colores. Decían las abuelas que para empezar bien el año había que estrenar una bombacha rosa. La tradición, al parecer, llegó en barco desde España pero en el camino, la bombacha fue cambiando de colores. Mientras que la roja comenzó a cotizar entre las argentinas, en Perú  y Colombia las prefieren amarillas. Hay quienes aseguran que las mujeres solteras deben recibir una bombacha rosa en Navidad para usar recién en Año Nuevo, la que les traerá fertilidad y felicidad. Mientas otros sostienen que estas bombachas deben entregarse a todas las mujeres con el propósito de comenzar con “buena onda” el año, estrenándolas el 24.

 

-Doce uvas o pasas de uva. De España llegaron también las doce uvas, dice la tradición que cuando el reloj marque la medianoche, hay que pedir un deseo y comer una uva con cada campanada. Para que los deseos se cumplan hay que terminar las doce.

 

-Feliz año, de blanco. El ritual de la vestimenta en este tono que representa pureza, tiene que ver con alejar las enfermedades y atraer la buena salud para recibir el año. Algunos tratan de estrenar alguna prenda la noche del 31, interpretando que de esta manera no faltará ropa durante el año que llega.

 

-Celebración 31 de diciembre o fin de año en Colombia.

El 31 de diciembre es otra celebración en grande en la que las familias y los amigos se reúnen para despedir el año viejo y esperar el nuevo año lleno de éxitos y prosperidad. Esta celebración se realiza acompañada de música (salsa, merengue, cumbia, porro etc.) y comida típica. También en algunos lugares del país se acostumbra a construir el muñeco de año viejo, el cual se hace con ropa vieja relleno de material inflamable y de pólvora de toda clase, normalmente se coloca fuera de la casa en el patio o jardín para que a las doce de la noche mientras las familias y los amigos se confunden en abrazos, besos y buenos deseos para el nuevo año, se encienda el muñeco para que se queme el ano viejo y se le dé la bienvenida al nuevo año.

 

-Agüeros de fin de año en Colombia. El 31 de Diciembre combina todas las tradiciones paganas relacionadas con los agüeros. Culturalmente, los agüeros son creencias populares repetidas de generación en generación. A las doce de la noche y en solo cinco minutos los colombianos se ponen en la tarea de cumplir con los siguientes agüeros entre otros:

• Las doce uvas: Mientras suenan las campanas del reloj avisando la llegada del ano nuevo, debe comer las 12 uvas una a una pidiendo un deseo con cada una de ellas (cada uva represente un mes del año).

• La maleta: Esta es otra de las costumbres y consiste en tomar una maleta y salir corriendo a darle la vuelta a la manzana con la famosa maleta para que así el nuevo año le depare viajes a cualquier parte del mundo.

• Ropa Interior amarilla: Esta es una de las costumbres más populares la de usar ropa interior de color amarillo. Según la tradición el color amarillo atrae buena suerte.

• Las Lentejas: Comer lentejas le dará abundancia.

 

 

-En México en cuanto al Año Nuevo, la celebración es muy similar a la de Noche Buena, solo que a las 00:00 horas se hace un brindis y se comen 12 uvas, que representan cada uno de los meses del año que llega, con cada uva pedimos un deseo. También hay un sin fin de supersticiones de año nuevo, como usar ropa interior roja para tener suerte en el amor, barrer la casa hacia afuera para ahuyentar las malas vibras, colocar dinero en los zapatos para tener suerte, hacer maletas y dar la vuelta por la calle para viajar durante el nuevo año, entre muchas otras.

 

-En Perú el Año Nuevo es otra festividad muy esperada, por la trascendencia de comenzar un nuevo año, que muchos esperan sea mejor que el anterior. Los comercios están abiertos hasta altas horas de la noche y lo que más se suele vender aparte de los juguetes, el cotillón para las fiestas, son las prendas interiores de color amarillo (para atraer la buena suerte). En algunos distritos las municipalidades suelen preparar llamativas fiestas al aire libre con los artistas del momento o con una orquesta animada, para aquellos que quizás no tengan con quien recibir las doce campanadas en casa.

Además suele armarse un castillo (usualmente en las plazas principales) y están hechos a base de caña seca atiborradas de fuegos artificiales, las cuales dan un impactante espectáculo de luz

y color, que alegra los corazones de los presentes.

Cuando falta pocos segundos para las doce, es emocionante escuchar en las emisoras el conteo regresivo, luego la programación es totalmente de fiesta. En las casas dadas las doce se brinda con champagne o sidra y luego vienen los abrazos e intercambio de buenos deseos, y la puesta en práctica de las cábalas (como el comer las doce uvas mientras pides un deseo por cada una de ellas, o dar la vuelta a la manzana con una maleta vacía para irte de viaje, o que te echen arroz bajo el marco de la puerta al entrar en la sala como augurio de una próxima boda), luego se suelen encender con más ganas chispitas mariposa, y al mismo tiempo se procede a la quema del muñeco (en algunos casos van relacionados con los políticos del país que los tienen a mal) y que yace plantado en medio de la calle (usualmente está hecho de ropa vieja, relleno con periódicos, telas, etc. es de tamaño natural).

Este muñeco representa al año viejo que se va con todos sus malos momentos o vivencias y que implícitamente es un deseo lanzado al aire, de que el próximo sea mucho mejor. Este momento es muy disfrutado por los niños, que lanzan sus cohetecillos al consumido muñeco mientras ríen y corretean de un lado a otro, viendo cual muñeco se quema más rápido.

Luego se procede a cenar, en este caso el pavo, pollo o lechón, acompañado del infaltable panetón con su chocolate caliente. Terminada la cena, los más jóvenes pueden ir al parque para ver el castillo en caso lo haya y disfrutar de la fiesta de fin de año al aire libre o asistir a una discoteca (que está casi siempre repleta) y a veces es más animado pasear en medio de toda la gente por las calles acompañado de tus amigos o familiares mientras charlas y el tiempo transcurre sin darte cuenta. Es una noche para celebrar, pero también para divertirse, pero sin excesos. Por otro lado gran parte de los jóvenes deciden acampar en las playas de la ciudad.

 

-En Brasil, el 31 por la noche pasa de manera especial, y como es mundialmente conocido, se celebra el espectáculo de fuegos artificiales en la playa de Copacabana, en Río de Janeiro. El cielo se ilumina sin cesar por unos 15 minutos, y se celebran además en la arena, espectáculos de música, y rituales de candombe.

Esta celebración también se da en otras muchas playas de Brasil, como por ejemplo en las de Salvador de Bahía.

 

-Se celebra también el último día del año la carrera de San Silvestre, de unos 15 km de largo y en que participan unas 10.000 personas.

Los brasileños tienen además una serie de supersticiones muy curiosas en la noche de año nuevo, como dar tres brincos con una copa de champaña en la mano sin derramar una gota, y después, arrojarla para atrás. O subir con el pie derecho en un banco, una grada o silla, como impulso para ascender en la vida, lavar los umbrales de las puertas con sal gruesa y agua, y salpicar con agua bendita los rincones de las casas, y esparcir flores amarillas en la habitación. O si la primera visita del año a tu casa es un hombre, entonces esto traerá buena suerte.

El año comienza con gran júbilo el 1 de enero, Día de Año Nuevo, cuando todo el mundo sale a la calle a ritmo de sambas, salsas o tropicalismos.

 

-En Italia la última noche del año, "Notte di Capodanno", es típico comerse un plato de lentejas antes de salir a la habitual fiesta en alguna de las discotecas del lugar. A las mujeres se les regala esta noche lencería de color rojo para que tengan suerte el año siguiente. En Roma y Nápoles, al llegar las doce de la noche, tiran los trastos viejos para comenzar el nuevo año con buen pie.                         

-En Andorra, durante la jornada que cierra el año tiene lugar un pasacalles en el que los participantes persiguen a un personaje, home dels nassos (hombre de las narices), con 365 apéndices nasales que simbolizan los días del año.

                              

-En China, la llegada del nuevo año se festeja con el intercambio de presentes y el culto a los antepasados. El primero de enero se empapelan las paredes del salón con fotos de los familiares ya fallecidos.

                                                              

-En Suiza, ante el incremento de la siniestralidad en carretera ha surgido la asociación Nariz Roja, con voluntarios que se ofrecen a llevar a casa a quienes llevan dos copas de más.                       

-El día de Nochevieja, es costumbre en Irlanda limpiar la casa a fondo como señal de buen augurio y buena suerte en el año que llega. Llenan la casa de provisiones y la bodega de leña para la noche del 31 con la esperanza de que el nuevo año sea igual de abundante. Y a las 12 de la noche que mejor que reunirse frente a la Christ Church Cathedral en el centro de Dublín, para escuchar las campanas que te conducirán hasta el nuevo año y el día 6 de Enero se celebra Nollaig na mBan, una tradición según la cual los hombre de la casa se encargan durante ese día de la cocina y el resto de los preparativos para que las mujeres descansen y no se preocupen por nada.                                                 

                              


www.rri.ro
Publicat: 2013-12-30 17:11:00
Vizualizari: 478
TiparesteTipareste