Sobre la adopción del euro en Rumanía

sobre la adopción del euro en rumanía Aunque todavía no ha sido adoptada en Rumanía, la moneda única europea representa una realidad de la vida cotidiana de los rumanos.

 

 Aunque todavía no ha sido adoptada en Rumanía, la moneda única europea representa una realidad de la vida cotidiana de los rumanos. Un 70% de los préstamos concedidos por el sistema bancario están en euros. También en euros se calculan los precios, desde los de la telefonía móvil hasta los de vehículos o viviendas, de modo que las transacciones de coches, terrenos o casas se hacen en función de la moneda única europea.  El pasado mes de mayo, Rumanía se fijó un objetivo en cuanto a la adopción del euro: el 1 de enero de 2019. El anuncio fue hecho por el ex ministro delegado para presupuesto Liviu Voinea en Bruselas durante una reunión con los ministros de Finanzas y de Economía de los 28 estados miembros.

 

Por su parte, el gobernador del Banco Nacional de Rumanía, Mugur Isarescu, afirma que nuestro país necesita un nuevo proyecto nacional en este sentido, similar al de  adhesión a la Unión Europea:

 

          „Hace falta un proyecto nacional ambicioso y un objetivo porque necesitamos un ancla y unos catalizadores de las reformas. Pero el proyecto tendrá que figurar en un programa real  de desarrollo económico de Rumanía debatido en el Parlamento o tendrá que ser un programa similar al de  la adhesión a la UE de 2001. ”

 

          El gobernador afirma que la actualidad  Rumanía cumple los cinco criterios de convergencia nominal necesarios para la adopción del euro o los criterios establecidos mediante el tratado de Maastricht. La deuda pública se sitúa por debajo del 60% del Producto Interior Bruto y el déficit presupuestario no supera el 3%. Asimismo, Rumanía cumple la condición sobre los intereses de los préstamos a largo plazo y la sobre la inflación que no debe superar el 1,5% del promedio de los países que más rendimiento registran de la eurozona. El gobernador Isarescu señala que, a partir del 1 de enero de 2017, la moneda nacional de Rumanía debe figurar durante dos años en el Mecanismo Europeo de las Tasas de Cambio (MTC II) en el que el leu debe oscilar un 15% más o menos en comparación con el euro.

El analista económico Constantin Rudnitchi ha expresado su opinión sobre la adopción del euro por Rumanía :

 

          „Rumanía se ha fijado como objetivo el año 2019. Me cuesta anticipar si este objetivo se va a alcanzar o no. La entrada en este grupo bastante selectivo de los países que comparten la moneda europea traería sin duda alguna, más competitividad en la economía rumana. La pregunta es si la economía rumana está preparada. Nuestra economía está dominada por los grandes actores económicos internacionales, especialmente los europeos y desde este punto de vista está preparada. Rumanía exporta a la UE un 70% del total de sus exportaciones, lo que significa que está preparada. El problema tiene que ver con el nivel de vida de los rumanos. Hemos notado que se han recuperado algunos aspectos, pero hay campos tales como la educación o la sanidad que necesitan más reformas. Tanto el nivel de vida de los rumanos como el sistema social todavía no se han adaptado a los estándares de la UE.”

 

          Por su parte, el economista-jefe del Banco Nacional de Rumanía, Valentin Lazea, estima que para ser aceptado en la zona euro nuestro país debe alcanzar un 60% como mínimo del promedio europeo en cuanto al Producto Interior Bruto por habitante :

 

          „Para llegar al 60% del promedio de la UE  en cuanto al PIB per cápita ajustado por paridad de poder de compra, Rumanía debería crecer durante 9 o 10 años en un 2% más rápidamente que el promedio de la UE. Éste es el ritmo. Por ejemplo, cuando la UE se recupera y aumenta en un 1,5%, Rumanía debería aumentar en un 3,5% al año. ¿Alguien nos garantiza este crecimiento? No. El PIB potencial se sitúa alrededor del 2% al año.”

 

          En cuanto a la adhesión de Rumanía a la zona euro, el presidente del Consejo Fiscal, Ionut Dumitru, considera que para alcazar el objetivo propuesto y adoptar en 2019 la moneda única europea necesitamos medidas para aplicar cuanto antes las reformas estructurales. A la vez, son  indispensables una mejor absorción de los fondos europeos, la mejora de la actividad de las compañías estatales, el crecimiento de la competitividad y el restablecimiento de las finanzas públicas. Escuchemos a Ionut Dumitru :

 

          „Si miramos las cosas desde el punto de vista estrictamente económico, 2019 parece un objetivo irrealista.  Si añadimos las razones políticas y estratégicas es probable que tengamos una meta muy ambiciosa. No es imposible, pero Rumanía debe tener una convergencia muy rápida en los pocos años que nos quedan a disposición.”

 

          Ionut Dumitru también ha precisado que para recuperar rápidamente la brecha que separa a Rumanía de los países desarrollados, necesitaríamos ritmos de crecimiento entre un 4 y un 5% anualmente en el próximo período.

 

 

 


www.rri.ro
Publicat: 2014-10-08 17:40:00
Vizualizari: 103
TiparesteTipareste