Domingo 24 de junio

domingo 24 de junio Cartas de la semana

 

Por aquí la semana ha sido muy similar a la pasada o sea se ha caracterizado por altas temperaturas e inestabilidad atmosférica.

El domingo celebramos la Natividad de San Juan Bautista, una fiesta importante que en Rumanía lleva el nombre popular de Sânziene. El nombre de esta fiesta viene de la diosa romana Diana, la diosa de la caza y protectora de la naturaleza. Sin embargo, Sânzienele se conocen también bajo otros nombres: las Bellas, las Hadas o Drăgaicele (este nombre se utiliza más en el sur de Rumanía). Según la tradición, la noche del 23 al 24 de junio se abren los cielos y, por eso, todo milagro es posible. Las “Sânziene” son también unas flores amarillas con un olor exquisito que recogen las chicas para realizar coronas y ramos que, luego, colocan en las puertas y ventanas de las casas para que las protejan y traigan a los que viven allí salud, suerte y bienestar. Además, la noche de Sânziene las chicas ponen estas flores debajo de su almohada para soñar con el hombre que les está destinado.

Es una fiesta popular muy bonita reflejada en el folklore y seguidamente os invito a escuchar una canción que habla de las costumbres relacionadas con las sânziene.

                       

-Y pasando ya a los temas de hoy, me da mucho gusto compartir con vosotros un material muy bonito que nos mandó Miguel Ramón Bauset desde Alboraya-Valencia-España, se titula LA NOCHE MÁGICA y en él este amigo describe cómo se celebra allí la fiesta de San Juan.

 

Cuando escribo este relato, dice Miguel, acaba de anochecer después de un día tórrido en el que se ha iniciado el verano, aunque este año la primavera quiso despedirse así de elegante en los últimos días, con esas temperaturas altas. Esta noche que nace es la más corta del año por estas latitudes y no como suele creerse, la cercana noche de San Juan, ¡cosas del calendario gregoriano y la rotación de la Tierra alrededor del sol!

Las vacaciones escolares ya llegaron, las orxaterías comienzan a llenarse de gente y más gente en busca de refugio y con ánimo de aplacar la sed. En mi Alboraya querida ya se observan los preparativos para las cercanas fiestas patronales a comienzos de julio. En las noches huertanas de esta villa algunos vecinos salen a la fresca, a la puerta de sus casas, para alejar el calor antes de retirarse, algunos incluso cenan, dialogan, saludan o escuchan pequeñas radios locales con las últimas noticias en un transistor de bolsillo a baja voz para dejar descansar a los que duermen. Todo un arte nocturno para los que no se marchan de vacaciones. Algunas noches conciliar el sueño es toda una hazaña, pero debe lograrse para enfrentarte al nuevo día despejado y tranquilo.

Ante este panorama casi diario, hay una noche que llama poderosamente la atención porque es diferente a las demás y es precisamente a comienzos de verano, la noche del 23 al 24 de junio, llamada popularmente como la noche de San Juan y cuyas costumbres varían de una región o país a otro. Una noche mágica donde las haya porque la gente sale a disfrutar y a pasárselo bien en la mayoría de los casos con el fuego como protagonista y la tradición de mojarse los pies a medianoche, siguiendo una madrugada plena de diversiones y algunos hasta el amanecer. Como premio se llevan disfrutar de una espléndida y luminosa salida de sol, ya que en esta época la ausencia de nubes está prácticamente asegurada.

 

Mi amigo el Mediterráneo, mi compañero de aventuras desde siempre en mis andaduras por la literatura, ya que Alboraya está a poco más de un km de él, esa noche, abandona su soledad de cada jornada cuando los bañistas se alejan hasta el día siguiente, y sólo tiene a las olas en su ir y venir señorial o alguna gaviota descarriada que todavía no marchó a su guarida, hasta que algunas noches doña Luna se asoma y le alumbra desde su majestuosidad celestial y su luz variable de cada fase, pues, esa noche de san Juan, se llena de familias, cuadrillas de jóvenes, y gente de todas las edades que invaden playas para saltar sobre las hogueras, comer, escuchar música y entre el cambio de día mojarse los pies y pedir un deseo, aunque otros se dan un buen baño aprovechando la maravillosa temperatura nocturna del mar.

 

La fiesta se celebra en España por doquier, plena de supersticiones, recordamos algunos ejemplos como las meigas gallegas y otras muchas celebraciones en Cataluña o Baleares, sin olvidar a tantísimas ciudades y pueblos del interior de la península y de varios países europeos como la vecina Portugal.

Es tal la cantidad de gente que acude que autobuses, metro y tranvías en Valencia circulan toda la noche, no pudiéndose acceder en coche privado. Sin embargo, vale la pena acercarse, disfrutar del ambiente y relajarse con la brisa marina, mientras con un poco de suerte allá a lo lejos un barco alejado camina entre el horizonte y tal vez alguna barquita de pesca.

No hay que olvidarse tampoco de las Hogueras de Alicante, un tanto similares a las fallas valencianas, y que arden la noche del 24 de junio, unas fiestas muy bonitas también allí junto al Mediterráneo.

La noche mágica de San Juan, una noche muy especial que hay que disfrutar. Por cierto, la mejor obra de Mircea Eliade es NOAPTEA DE SINZIENE, LA NOCHE DE LAS HADAS, traducida al español como LA NOCHE DE SAN JUAN, una obra que recomiendo a todos su lectura.

MIGUEL RAMÓN BAUSET          RRI   ALBORAYA.

 

 

Escribo de nuevo a vuestra emisora que escucho siempre que puedo y que me gusta mucho, así empieza su carta nuestro amigo y constante colaborador José Moacir Portera de Melo de Pontes e Lacerda-Brasil.

Espero que sigan siempre con esos hermosos programas que informan y entretienen. Yo os escucho desde hace unos 30 años y quiero escucharos por muchos años más. Lamento que otras emisoras estén dejando de emitir vía onda corta. El 25 de marzo Radio Taiwán Internacional dejó su transmisión en español, mientras que Radio Japón en portugués reducirá sus programas a sólo una emisión.

Por acá seguimos con mucho trabajo y sin perspectivas de mejora en la situación del país. Espero que sigamos con ese contacto, yo con mis cartas y ustedes con esos buenos programas.

-Yo también lo espero, amigo José, y te vuelvo a agradecer la gran amistad que nos tienes, el permanente apoyo, así como tu especial interés en la cultura y la actualidad de Rumanía. En cuanto al panorama político qué más decir, es tan parecido que leyendo tus líneas veo lo que está pasando aquí. El Gobierno de izquierda ha modificado de modo significativo las leyes de la justicia para que favorezcan a los corruptos.

Bueno, amigo, me despido ya con un fuerte abrazo y mis mejores deseos y espero que la selección de fútbol de tu país no defraude a sus seguidores. ¡Hasta la próxima!

 

 

Guillermo Hernán Arancibia Navarro de San Felipe-Chile, reanuda el contacto con nosotros para enviarnos sus saludos y sus buenos deseos. Adjunta este amigo sus últimos informes de recepción.

-Muchas gracias, Guillermo, por tus votos y por seguir colaborando regularmente con nosotros desde hace tantos años. A mi turno te mando con un cordial saludo a la distancia y mis mejores deseos y quedo a la espera de tus noticias. ¡Hasta la próxima!


www.rri.ro
Publicat: 2018-06-05 07:09:00
Vizualizari: 270
TiparesteTipareste