Domingo 20 de octubre

domingo 20 de octubre

Por aquí seguimos disfrutando de buen tiempo, de los días soleados  bañados en la luz plácida del otoño, el espectáculo de las hojas rojas, doradas y aún verdes de los árboles y temperaturas que, al mediodía, rondan los 23 grados centígrados.

 

Luego, amigos, os quiero comentar que el 14 de octubre unos 130 mil cristianos ortodoxos participaron en Iasi (en el este), en el más importante peregrinaje de Rumanía, para adorar las reliquias de Santa Parascheva. Considerada la protectora de la ciudad y de toda Moldavia, Parascheva fue una monja asceta del siglo XI, que vivió 27 años y es considerada santa por la Iglesia Ortodoxa. Sus reliquias se encuentran en Ia┼či desde 1641.

                                               

Con esto paso a contestar la correspondencia de hoy y empiezo con el comentario que nos mandó Glauber Gleidson Peres desde Vale das Acacias-Pindamonhangaba/Brasil:

El 5 de octubre fue proclamado por la UNESCO en 1994 como Día Mundial de los profesores para celebrar la aprobación el 5 de octubre de 1966, de la recomendación UNESCO/OIT sobre el estatuto de los maestros, en cooperación con la OIT, en una Conferencia Intergubernamental especial

convocada por la UNESCO y celebrada en París.

El 5 de octubre también se celebra la adopción por la Conferencia General de la UNESCO, en 1997, de la recomendación de la UNESCO sobre el estatuto del personal docente de la educación superior.

 

En Brasil, el Día del Maestro se celebra el 15 de octubre.

El 15 de octubre de 1827, Don Pedro I, emperador de Brasil aprobó un decreto imperial que creó la escuela primaria en el país. Por este decreto, "todas las ciudades, pueblos y aldeas tenían sus escuelas de Primeras letras ". El decreto hablaba de muchas cosas: descentralización de la educación, salario de los profesores, asignaturas básicas que todos los estudiantes deben estudiar e incluso de cómo los maestros deben ser contratados. La idea, innovadora y revolucionaria, habría sido genial, si se hubiera cumplido.

 

Pero fue sólo en 1947, 120 años después del mencionado decreto, cuando se celebró la primera conmemoración de un día efectivamente dedicado al maestro. Comenzó en Sao Paulo, en una pequeña escuela en el número 1520 de la calle Augusta, donde estaba el Gimnasio Caetano de Campos, conocido como "Caetaninho". El largo período escolar del segundo semestre fue del  1º de junio al 15 de diciembre, con sólo diez días de vacaciones. Cuatro maestros tuvieron la idea de organizar un día de descanso pero también de agradecimiento y análisis de instrucciones para el resto del año.

El profesor Salomão Becker sugirió que la reunión fuera el día 15 de octubre, fecha en la que, en su ciudad natal de Piracicaba, maestros y estudiantes traían dulces de casa para una pequeña confraternización. La sugerencia fue aceptada y la celebración fue atendida y contó con una presencia maciza incluso de los padres. El discurso del profesor Becker, además de ratificar la idea de mantener la fecha como reunión anual, se hizo famoso por las frases "El maestro es profesión. Educador es la misión " y "En la educación, no avanzar significa retroceder". Con la participación de los profesores Alfredo Gomes, Antônio Pereira y Claudino Busko, la idea estaba lanzada.

 

La celebración, que resultó ser un éxito, se extendió por toda la ciudad y el país en los años siguientes, hasta que se oficializó formalmente como día feriado escolar por el decreto federal 52.682, de 14 de octubre de 1963.

El decreto definió la esencia y la razón de la fiesta: "Para celebrar el Día del Maestro, los establecimientos educativos organizarán celebraciones en las que se enaltezca el papel del Maestro en la sociedad moderna, haciendo participar a los estudiantes y las familias. "

https://www2.camara.leg.br/legin/fed/lei_sn/1824-1899/lei-38398-15-outubro-1827-566692-publicacaooriginal-90222-pl.html

 

https://www2.camara.leg.br/legin/fed/decret/1960-1969/decreto-52682-14-outubro-1963-458043-publicacaooriginal-1-pe.html

Aquí expreso mis votos sinceros de felicidad, fuerza, sabiduría, esperanza y mucha lucha por los sabios y maestros que transmiten sus conocimientos a sus alumnos y aprenden con ellos a descubrir cómo ver la vida fuera de los libros escolares, escribe Glauber al final de su mensaje.

-Bueno, amigo, primero te agradezco la participación en este programa y el haber compartido este interesante material. Muchísimas gracias asimismo por el bonito y original montaje musical que adjuntaste. A mi turno, envío desde aquí un cálido y fraternal saludo a todas las personas que, de una forma u otra, se dedican a educar. En Rumanía este Día especial se celebra el 5 de octubre, ya que en 1994 la Unesco proclamó el 5 de octubre Día Mundial de los Docentes.

 

 

 

Mario Antonio Fuentes de Toluca-México, nos manda sus saludos, una preciosa postal con vistas de su localidad y un informe de recepción. Comenta este amigo que la señal de RRI llega a su casa bastante bien y que le gustan nuestros programas por ser variados y entretenidos. Mi localidad, escribe Mario, está situada en el estado de Baja California, dentro del municipio de Mexicali, y es muy bonita. Destacan su centro histórico y la plaza González Arratia, que en la época colonial ocupó el rol de cementerio del convento Nuestra Señora de la Asunción, y que actualmente cuenta con una ágora construida en 1980 con un kiosco, una pérgola y una estatua en honor de José María de Gonzáles Arriata, quien creó la Alameda y el parque Cuauhtémoc. Es el lugar ideal, asegura este amigo, para recorrer las bellas calles del centro y sentarte a disfrutar de un delicioso almuerzo tradicional.

-Muchas gracias, Mario, por la preciosa postal, por escuchar nuestros programas y por haber compartido estos detalles. Recibe un muy cordial saludo desde Bucarest y será ¡Hasta la próxima!

 

 

 

A continuación, Miguel Ramón Bauset de Alboraya-Valencia-España, comparte un nuevo material de su ciclo ESTAMPAS DE LA VIDA (35), ¡A DIVERTIRSE TOCA!

Cada tarde, al terminar las clases, los niños de mediana edad se reúnen en las plazas y junto a los jardines, y mientras meriendan, juegan pequeños partidos de fútbol no teniendo a veces cuidado con la simple idea de que la fuerza de su balonazo puede darle fuerte a alguien, y si ese alguien es una persona mayor peor todavía, porque pueden llegar a lastimarlo. Mientras tanto las personas de su cuidado se reúnen en los bancos cercanos, fundamentalmente madres, y hablan y hablan o a veces toman café en alguna terraza cercana. Mientras no pase nada, todo sigue su cauce, los niños a veces rompen alguna planta, o dan fuerte a ese balón que no es para ese lugar. No importa. Nadie parece llamar la atención a nada de alrededor .Parece que lo importante es que esas tertulias nadie las pare y así pasamos las horas.

Por una calle aneja a la plaza aparece un hombre de más que mediana edad y cansado al andar. Viene de comer y descansar de casa de un hijo. Hace poco que murió su mujer y anda un tanto tristón. Antes de cruzar la plaza se detiene en un banco y toma asiento. La tarde cae y junto a ese ambiente de los tres bares de la plaza un grupo de niños juega con el balón. El banco, de hierro un tanto oxidado, concentra al hombre que deja una bolsa en la que llevaba un bocadillo para la cena y comienza a observar el panorama mientras descansa su camino a casa. Vecinos pasan y le dirigen unas palabras, otros, desconocidos para él, llevan bolsas llenas de la compra en el supermercado cercano, y, como es costumbre en los últimos tiempos, no gastan energía en una mínima palabra. Los niños siguen jugando, parece que ajenos a su presencia. En su mirada fija que no pierde detalle, distingue como tres de ellos mantienen una actitud burlesca y empieza a preocuparse con esa situación. Ellos, van y vienen con esa actitud, que por otro lado a nadie le preocupa. Poco queda para que se le burlen en la cara delante de él, pero ante su casi enfado brutal, retroceden y se van riéndose.

Al momento vuelven por allí y uno tiene la grosería de colocársele detrás del banco para reírse de él y hacerle gestos. El hombre se gira y el niño echa a correr junto con los otros dos riéndose y con gran burla…por el mero hecho de divertirse a causa de verle en ese estado.

Pero, el hombre que en otras ocasiones disfrutaba viendo el panorama que le distraía, agotó su paciencia, se levantó y quiso seguir rumbo a su hogar donde la amiga soledad le estaba esperando desde hacía buen rato para apoderarse de su silencio y de situaciones como las que acababa de vivir que le habían amargado la tarde y para unos días más.

Él era una persona tranquila, de las que no le gustaba molestar, pero no entendía como aquel bochornoso espectáculo de aquellos niños riéndose de una persona mayor que no tenía fuerzas para devolverles aquellos inmerecimientos, no lo veía nadie, ninguna madre o padre de los alrededores, mientras él sufría en su propia carne aquellas risas y burlas de las que no era merecedor.

Cogió la bolsa con su cena, aunque luego no tendría ni ganas de prestarle atención al contenido de aquel pan rellenado con el máximo cariño de lo que en ese momento tenían en casa. Los molestones aquellos se fueron y al menos no volvieron esa tarde. Empezaron a caer unas gotas de aquellas nubecitas que, allá en lo alto, no podían aguantar más el líquido elemento. Anochecía. Las luces de la ciudad empezaron a consumir energía, más que nada, para alumbrar a los transeúntes. Los comercios empiezan a cerrar después de estar todo el día atendiendo a clientes y amigos.

El hombre saludó a un conocido y le fue explicando pormenorizadamente lo que minutos atrás le había ocurrido. El amigo del barrio le respondió que cada vez hay menos educación y se respeta menos a la gente mayor. Y además nadie, de los responsables, se da cuenta de cuanto estaba sucediendo que es aún peor.

Triste y preocupado llega a la puerta de su casa. Le cuesta encontrar la llave en medio de tanta colección que, tiene que dar tres veces al automatismo de la luz y, por fin logra abrir la puerta.

Ni tv, ni cena, ni nada. Directo a dormir. No para de darle vueltas a la cabeza sobre aquello, si volverá a ocurrir o hará frente a la situación. Lo que si tiene muy claro, demasiado claro es que esta sociedad debe de mejorar, de seguir mejorando en muchos aspectos, uno de ellos en enseñarles y reflexionarles a los más jóvenes que no debe perderse el respeto a los mayores y todo lo que eso significa, que no es poco, y no permitir jamás la burla y el hundimiento.

MIGUEL RAMÓN BAUSET   RRI        20.10.2019

-Muchas gracias, Miguel, por haber compartido esta historia y tus reflexiones sobre este tema, un gran abrazo, amigo, y ¡Hasta pronto!

 

 

 

Luis Camarillo reside en El Paso TX y está interesado en cartearse con personas de todo el mundo. Su dirección postal es:

3014 Monroe Ave, El Paso TX 79930, EE.UU.

 

 


www.rri.ro
Publicat: 2019-10-20 05:39:00
Vizualizari: 191
TiparesteTipareste