La noche de las ideas es… buena consejera

la noche de las ideas es… buena consejera Cada año, el último jueves del mes de enero, el Instituto Francés de París invita a las instituciones culturales y científicas de Francia y de todos los continentes a celebrar juntas la libre circulación de ideas.

Cada año, el último jueves del mes de enero, el Instituto Francés de París invita a las instituciones culturales y científicas de Francia y de todos los continentes a celebrar juntas la libre circulación de ideas. Rumanía participa por cuarta vez. Con esta ocasión, el Instituto Francés de Rumanía ha organizado debates, exposiciones y talleres en Bucarest, Cluj Napoca, Iasi y Timisoara. También la Alianza Francesa de Ploiesti se ha sumado a este acontecimiento con una serie de debates y talleres. Este año el tema de “La noche de las ideas”, el nombre del acontecimiento, ha sido “être vivant”, un juego de palabras con doble sentido: “estar vivo” así como “ser humano”. Ambigüedad deliberada porque los debates de “La noche de las Ideas” son en primer lugar una invitación a la reflexión y un encuentro inusual con expertos que poseen la verdad y la presentan a los demás. ¿Qué significa estar vivo? ¿Cuál es nuestro lugar en el mundo vivo? ¿En qué manera “estar vivo” nos obliga a actuar? y ¿Cómo puede el acto creativo salvar el medio ambiente?

 

Cristian Neagoe, encargado de Relaciones Públicas de Greenpeace Rumanía, nos ha respondido a estas preguntas:

“La naturaleza y la cultura van muy bien juntas porque sin la naturaleza no existiría ni un rastro de cultura y seguramente no habrá naturaleza sin cultura. Creo que el modo en que nos educamos con respecto a las cosas que están ocurriendo en este momento es vital para lo que sucederá en el futuro.”

 

Parafraseando el dicho conforme el cual cada persona debe ser artista, Suzana Dan, gerente cultural de Residencia BRD Escena 9, ha afirmado lo siguiente:

“Hoy en día, tendríamos que tomar en cálculo que cada persona debería ser activista. Creo que es muy importante que cada uno de nosotros, artistas o actores en otros campos de actividad, tengamos el valor de asumir una forma de reacción que de hecho es una forma de activismo a nuestros problemas. Son los problemas de todos. Es cierto que los artistas tienen una gran ventaja, ellos están presentes a través de todas las manifestaciones, mediante lo visual. Hay una gran riqueza y una fuerza de comunicación de la imagen que siempre tendrá un mensaje muy fuerte. Desearía que reaccionáramos de diversas formas.”

 

Mihai Stoica, director ejecutivo de la Asociación 2Celsius ha ampliado la esfera del activismo de artistas a otros actores habituales:

“Más allá de los artistas que se están comunicando directamente con nosotros a través de su arte, hay también personas que no son artistas. Tengo un amigo fotógrafo que al mismo tiempo hace el doctorado en Biología en la Universidad de Hamburgo y estudia sobre la transmisión de los virus. Decía que los cambios climáticos han empezado a cambiar el área de propagación de los virus. Esto lo sabemos todos porque estamos acostumbrados a los virus. Mi amigo optó por documentar su investigación exponiendo trabajos fotográficos. ¿Es científico o fotógrafo? ¿Tiene la responsabilidad de comunicar? Su fotografía es muy poética en general y no tiene nada que ver con ser científico. Pero de alguna manera ha asumido también este papel, de decir algo sobre los virus para que nosotros reaccionáramos a los cambios climáticos.”

 

Cristian Neagoe, encargado de Relaciones Públicas de Greenpeace Rumanía, ha añadido:

“Creo que el gran problema de la humanidad es que nunca se ha dado cuenta de que la naturaleza de algo de la cual forma parte, porque todos nuestros antepasados sólo pensaron en conquistarla, someterla, explotarla. Todas las religiones, todas las creencias nos dicen que alguien nos pide que la usemos, que crezcamos y que nos reproduzcamos. Platón y Aristóteles la consideraron inmutable, imposible de destruir, y por más que la usemos, nunca terminará. Pues, hemos llegado a este punto en el que vemos que es muy frágil y que no nos hemos reproducido más de lo necesario. Y no sólo esto, nos hemos convertido en una sociedad de consumo excesivo. Los grandes problemas de la humanidad para Greenpeace son la naturaleza y la paz. Intentamos protegerlas y convencer también a los demás de que hagan lo mismo”.

 

Presente en 55 países, Greenpeace lucha en Rumanía por proteger los bosques, el corazón verde de Europa, porque en nuestro país hay dos tercios de los bosques antiguos de Europa y los árboles se talan a un ritmo alarmante, según añade Cristian Neagoe:

“El arte logra acercar cosas que parecen muy lejanas y consigue hacerlas asequibles. Desde este punto de vista se distingue del activismo porque el activismo es algo más rígido, mientras que el arte se mete bajo la piel. Por esto, el arte y el activismo podrían hacer maravillas en la protección del medio ambiente.”

 

“La noche de las ideas” no significa sólo debates: las ideas se pueden expresar también bajo otras formas: baile, fotografía, historietas, pinturas, caricaturas o instalaciones de arte. Uno de los temas clave de “La noche de las ideas” de Rumanía de este año ha sido la responsabilidad ecológica: las historietas como manifiesto, los proyectos innovadores en el campo del medio ambiente y del uso eficaz de los recursos, la implicación de los jóvenes en la protección del medio ambiente y el compromiso cívico en la época de las emergencias climáticas.

 


www.rri.ro
Publicat: 2020-02-11 18:50:00
Vizualizari: 100
TiparesteTipareste