La sequía podría elevar el precio de los alimentos

la sequía podría elevar el precio de los alimentos La crisis provocada por el coronavirus y la sequía podrían afectar al precio de los productos alimentarios, según anticipa el ministro rumano de Agricultura, Adrian Oros.

Rumanía puede gastar 80 millones de euros para apoyar a los agricultores afectados por la crisis generada por la COVID-19 después de que los foros europeos aceptaran la solicitud de nuestro país de utilizar para este fin las sumas restantes del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural, según ha anunciado el ministro de Agricultura, Adrian Oros. El valor máximo de la ayuda no superará los 5.000 euros por agricultor y los 55.000 euros por empresa. Esta nueva ayuda es complementaria a las sumas destinadas a los agricultores afectados por la sequía que serán pagadas del presupuesto nacional. El Ejecutivo prepara un fondo de crédito y garantías así como fórmulas de apoyo para pagar a los jornaleros, según ha mencionado en Radio Rumanía el ministro de Agricultura. En su opinión, más de un millón de hectáreas de terreno agrícola se han visto afectadas este año por la sequía. Las zonas del sudeste y del nordeste del país han sido las más afectadas. Sin embargo, el ministro ha asegurado que hay reservas suficientes para asegurar las necesidades internas de productos alimentarios.

 

 En cuanto a la evolución de los precios de los alimentos básicos, Adrian Oros ha declarado lo siguiente:

 

En este momento no puedo dar un pronóstico. Por ejemplo, ahora los precios de muchos productos han bajado porque tenemos grandes cantidades de productos. No sabemos cuál será la evolución, qué producciones tendremos este otoño, cuánto tiempo durará esta crisis o cómo afectará la crisis al rendimiento económico de los agricultores y de la industria elemental. Hasta ahora tan sólo algunos sectores se han visto afectados. Si nos recuperamos pronto y el consumo empieza a crecer un poco y si las relaciones entre los consumidores, productores, procesadores y comerciantes vuelven a la normalidad, es posible que no haya pérdidas muy grandes.”

 

Oroș ha mencionado que incluso en los escenarios más sombríos sobre las consecuencias de esta sequía, el consumo interno de cereales podrá ser cubierto por la producción de este otoño. El ministro ha añadido que no descarta la posibilidad de frenar la exportación de los productos de primera necesidad.

 

Adrian Oros:

 

”Les aseguro que las reservas de cereales son suficientes hasta la próxima cosecha. Después intentaremos asegurarnos de que en las reservas estatales y en los depósitos de Rumanía de los agentes económicos hay suficientes cereales para el consumo diario de los ciudadanos rumanos. Si la situación lo impone, frenaremos algunas exportaciones”.

 

Según los datos del Ministerio de Medio Ambiente de Bucarest, el mes de abril de 2020 fue el más seco de la historia superando el récord registrado en 2017. 


www.rri.ro
Publicat: 2020-05-08 14:15:00
Vizualizari: 260
TiparesteTipareste