Día del Oyente

día del oyente

¡Muy buenas noches, queridos oyentes! y muchísimas gracias por haber aceptado nuestra invitación de pasar juntos los minutos que siguen. Soy Victoria Sepciu y os invito a escuchar el programa especial Día del Oyente 2020.

Primero, queridos amigos, quisiera recordaros que el primero de noviembre de 2020 se cumplen 92 años desde la primera transmisión radiofónica oficial de Rumanía.  Durante todo este tiempo, la radio ha sido un espejo de las épocas que ha atravesado el país. La radio estuvo allí en el período de entreguerras, durante la última guerra mundial, en la época posbélica, durante los decenios de comunismo y guerra fría, nos acompañó en diciembre de 1989 cuando fue derrumbado el régimen comunista y luego durante las etapas de transición hacia la democracia.

Desde el antiguo aparato de radio de los abuelos pasamos a escuchar la radio a través del teléfono móvil y cuando queremos buscar una emisora de radio podemos recurrir a asistentes de voz.

La voz que os ha venido informando sobre lo que está ocurriendo en Rumanía, os ha presentado este país y os ha acercado a Rumanía ha sido y seguirá siendo Radio Rumanía Internacional. Por eso, queridos oyentes, hoy os invitamos a escuchar el programa especial "Día del Oyente", que os dedicamos todos los años y que realizamos en base a vuestras contribuciones.

El año 2020 ha sido un año especial para toda la humanidad. La vida de todos se ha visto afectada por la pandemia de COVID-19. Las medidas restrictivas tomadas por las autoridades así como la coexistencia de un enemigo invisible nos han cambiado fundamentalmente las costumbres. El distanciamiento físico, el uso de la mascarilla de protección, las medidas de higiene recomendadas insistentemente por las autoridades, las clases en línea y el teletrabajo son componentes de nuestra nueva rutina diaria.

Encerrados en nuestras casas en los períodos de cuarentena, sin poder vernos con los amigos y familiares, sin poder salir a un restaurante, ir a ver un espectáculo o viajar al extranjero, necesitamos y seguimos necesitando información verdadera, verificada. Desafortunadamente, la pandemia ha traído una explosión de noticias falsas, de desinformación, de noticias sensacionalistas, de información no verificada, lanzadas al espacio público intencionalmente o no, sobre todo en las redes sociales.

En la edición de este año del Día del Oyente en RRI, os preguntamos de qué fuentes os informáis sobre la pandemia y cómo lográis distinguir las noticias verdaderas de las falsas. ¿Cuál es el papel de la emisora pública en tiempos de pandemia? y ¿Cuál es el papel de una emisora internacional en este período de incertidumbre social prolongada?

Como siempre, muchos de vosotros aceptasteis nuestra invitación de participar en este programa especial para compartir vuestras opiniones sobre estos temas.

Sin más palabras, queridos amigos, os invito a escuchar el programa especial Día del Oyente 2020 que hemos realizado en base a los materiales que, algunos de vosotros, escribieron con motivo de nuestro aniversario.

 

“Para mantenerme informado sobre la pandemia del coronavirus, escribe Célio Romais desde Porto Alegre-Brasil, escucho estaciones de radio tradicionales que tienen programación periodística, como Rádio Gaúcha y Rádio Guaíba. También veo los principales periódicos de las televisiones brasileñas. En Internet accedo a los portales de los principales periódicos de Brasil y de mi ciudad. Como la mayoría de los brasileños, estoy en varios grupos de WhatsApp: familia, política, mi servicio público y radioescuchas. Para todos los enlaces que llegan por WhatsApp, tengo una regla: los dudo, a menos que me dé cuenta de que es un portal serio, de un gran vehículo de información como BBC Brasil o Folha de São Paulo. Éste es el método que utilizo para distinguir las noticias falsas de las reales. Si es de un portal de un gran vehículo de comunicación corporativa, lo abro y lo leo. Si es un portal del que nunca he oído hablar, ni siquiera me molesto en abrirlo.

Creo que el papel de una emisora internacional en este período de incertidumbre sobre el futuro es airear las principales noticias sobre el coronavirus e informar SOBRE los avances que la Ciencia y la Medicina están haciendo en la búsqueda de mejores métodos para afrontar la pandemia, principalmente en busca de una vacuna. He seguido, durante esta pandemia, casi todos los días, la programación en español de Radio Rumanía Internacional y percibo el papel destacado de la emisora en dar a conocer los dados sobre el coronavirus en Rumanía y los avances que la Medicina y la Ciencia rumanas logran cada día en esta lucha contra la pandemia.”

 

Día del Oyente en RRI, seguimos con el material que nos mandó Juan Carlos Gil desde Zaragoza-España.

“En estos tiempos de pandemia, durante tres meses de encierro en España, aquéllos que hemos tenido la suerte de contar con estabilidad económica y con una familia no afectada por la enfermedad, hemos podido disfrutar de más tiempo para nuestras aficiones.

En mi caso ha sido, fundamentalmente, la radio. No sólo ha sido un pasatiempo, también ha supuesto una fuente de información. Durante estos días algunas televisiones, en busca de la audiencia, han rozado lo obsceno mostrando imágenes que deberían haber quedado dentro de los hospitales. Imágenes que con toda seguridad han herido en lo más profundo a quiénes han visto su entorno sacudido o golpeado por el maldito virus. Otras han optado por avergonzarnos con los enfrentamientos entre los que dicen ser nuestros líderes -nacionales e internacionales- mientras unos miran su ombligo y otros su monedero. Hemos visto políticos y tertulianos haciendo de científicos, papel que les viene muy grande, y científicos que por prudencia no les recuerdan que cobran menos que las estrellas del deporte y que ahora todos miramos hacia ellos preguntándonos qué pasa y qué debemos hacer.

Pero ha sido la radio -algunas emisoras de radio- las que han transmitido una imagen fiel de la realidad. La del personal sanitario arriesgando su vida por los demás, arriesgándola y, en demasiados casos, perdiéndola. Y nosotros, el pueblo -algunos de nosotros- mirando hacia otro lado y participando en reuniones familiares y de amigos, saltándonos las normas y buscando un ocio clandestino de alcohol y diversión. Pensando que somos inmunes, que a nosotros no nos va a pasar nada mientras nuestros vecinos, nuestros mayores, nuestros médicos, médicas, enfermeros y enfermeras se agotan física y mentalmente y mueren. Ellos en turnos de 24 horas y nosotros pensando en salir a tomar cerveza.

Las emisoras de radio y televisión públicas deben proporcionar una información veraz a sus ciudadanos. Deben trasladar la información tanto si es del gusto de los gobiernos que en unos casos las controlan y en otros, como debe ser, las apoyan en lo económico y en lo social de cara a prestar el servicio que deben.

Como he empezado diciendo, la radio ha sido mi fuente de información principal en estos meses de pandemia. Sin mencionar ninguna de las emisoras internacionales que escucho con asiduidad, diré que ha habido momentos de evasión con programas que me hacían viajar, que me transportaban a otras épocas y a países más o menos lejanos, que me hablaban de tradiciones y de personas con los mismos temores que yo. En otras ocasiones me producían un nudo en la garganta al hacerme saber cómo han sufrido sus conciudadanos o que me esperanzaban con números que indicaban que se iba ganando terreno a la enfermedad. Lamentablemente, ha habido otras que pretendían engañarme intentando magnificar la gloria de sus mandatarios mientras intentan engañar vilmente con las cifras de enfermos y fallecidos.

Pero me quedo con lo positivo, con los miles de personas en el mundo que han trabajado día a día para que los que estábamos confinados estuviéramos un poco mejor. Entre ellos, además del personal sanitario, los periodistas que por un lado han intentado transmitir la realidad tal y como era y por otro han querido que en algunos aspectos nuestra vida fuera la de siempre, la que nos permite pasar algunas horas detrás de nuestros receptores.

Aunque no tenga que ver con el tema del Día del Oyente 2020 de RRI no puedo acabar sin enviar el mayor de mis abrazos a quienes han tenido la desgracia de perder alguno de sus seres queridos. Ojalá encuentren en la radio alivio a su dolor.”

 

Veamos, a continuación, las opiniones de Matías Saibene, enviadas desde Monte Hermoso-Argentina, sobre las preguntas para el Día del Oyente:

¿De qué fuentes se informan sobre la pandemia?

“Principalmente de Our World in Data (https://ourworldindata.org/coronavirus), worldometer (https://www.worldometers.info/coronavirus/), los detalles sobre nuevas investigaciones generalmente de la BBC (www.bbc.com), y también BBC World Service por radio, en el caso de las noticias a nivel mundial. Así como también Radio Rumanía Internacional para saber de Rumanía y un poco de Europa en general y KBS World Radio para saber sobre Corea y un poco de Asia en general. Mientras que a nivel local de mi país, generalmente consulto las fuentes oficiales del Ministerio de Salud (https://www.argentina.gob.ar/coronavirus/informes-diarios) y para informarme de noticias tomo con pinzas lo que dicen en los medios de comunicación, radio o periódicos por Internet, pero con un poco de desconfianza porque muchas veces la prensa es sensacionalista y no informa cosas útiles.”

¿Cómo logran distinguir las noticias verdaderas de las falsas?

“Buscando fuentes de información distintas para la misma noticia, por ejemplo usando Google Noticias, y contrastando entre un medio y otro, y buscando la fuente original de dónde se originó el asunto. Aun así, muchas veces es difícil encontrar noticias que no sean sensacionalistas y/o politizadas.”

¿Cuál es el papel de la emisora pública en tiempos de pandemia?

“Un papel muy importante al igual que todos los medios de comunicación porque no todos elegimos los mismos métodos para informarnos (radio, internet, informes etc.). El papel de la emisora pública es vital para llevar lo que se necesita: seguridad, a saber, información útil de prevención e higiene para que todos podamos cuidarnos y se eviten más desgracias, sabiendo qué se puede hacer para cuidarnos todos dentro de lo posible. No se puede esperar que se haga magia, pero tampoco caer en el catastrofismo inútil y egoísta que siempre daña a los que menos tienen y a los inocentes.”

¿Cuál es el papel de una emisora internacional en este período de incertidumbre social prolongada?

“Una responsabilidad y una oportunidad valiosa de hacer algo bueno, como tenemos todos, pero con la posibilidad de llegar a personas que nos gusta escuchar voces de otros países. O también poder llegar a los que no tienen la posibilidad de acceder a información veraz. La veracidad es lo más importante. Porque últimamente en muchas partes se hace hincapié en la «credibilidad», pero hasta una mentira puede ser creíble. En cambio la veracidad, es realmente útil, importante y valiosa. También la emisora internacional tiene la hermosa posibilidad de ayudar a quienes desde antes de la pandemia pasamos momentos tristes por culpa de las «enfermedades silenciosas» que muchas veces son estigmatizadas, pero que la radio con su música y palabras de lugares lejanos permiten aunque sea por una hora «viajar» y conocer cosas nuevas. Por esto último yo les agradezco personalmente.

Les envío un cordial saludo a todos los que hacen posible a Radio Rumanía Internacional y a toda la audiencia.”

 

Seguimos con el mensaje grabado que nos hizo llegar nuestro amigo y colaborador semanal Miguel Ramón Bauset desde Alboraya Valencia/España:

“Buenas noches, amigos oyentes de RRI. Una nueva edición del Día del Oyente precisamente en este primer día de noviembre que es el Día de la Radio en Rumanía.

En efecto, y tal y como reza la propia introducción de la radio para participar, vivimos tiempos difíciles, muy difíciles en los que nos ha tocado vivir, producto de esta pandemia del COVID que ha aparecido para cambiar todo, prácticamente todo de nuestra vida cotidiana, hasta el punto que esta sencilla actitud de la que no nos dábamos cuenta apenas, la echamos mucho, muchísimo de menos.

Y en estas circunstancias la información es pieza clave. Una información que puede llegarnos a través de medios muy distintos, las redes sociales, la prensa, la televisión, la radio…

Y, por supuesto, no todos son fiables y hay que recurrir a buenas fuentes para alimentar las informaciones.

Hay que buscar esas fuentes de primera mano, de un órgano informativo fiable, como pueda ser la radio que cuenta al minuto lo último que sucede, en el plano local, nacional y también internacional.

Distinguir una noticia verdadera de una falsa, a través de un medio de comunicación, debe resultar fiable, no siendo así en ocasiones de una red social, donde aparecen frecuentemente demasiados bulos.

El papel de una emisora pública en estos casos es informar con total imparcialidad de lo que está sucediendo y, a la vez, dar instrucciones sobre  lo que se debe hacer a partir de las normas competentes de los organismos, en este caso sanitarios.

Si es una emisora de radio internacional, las noticias vendrán de primera mano de lo que está sucediendo en el país, donde el oyente que sigue a la emisora porque le interesa el país en cuestión, quedará enterado de cómo va la pandemia en este caso de primera mano, con la fuente oficial que es la más fiable.

Una vez más la radio ocupa un lugar importante en nuestras vidas, informando de cuanto sucede al momento de una forma veraz, fiable y con la regularidad que la información requiere.

¡FELIZ DIA DE LA RADIO, RUMANÍA!  ¡FELIZ DÍA DEL OYENTE, amigos de RADIO RUMANIA INTERNACIONAL!”

 

Javier González Nungaray nos mandó este mensaje desde San Miguel de Huentitán-Guadalajara-Jalisco-México.

“Primero que todo, quiero felicitar a RRI por el día Nacional de la Radio Rumana y asimismo manifestar mis mejores deseos para todos en la emisora.

El año 2020 y el Covid-19:

Desde que yo vivo en este lugar, no había tenido una experiencia tan desagradable como esta que estamos viviendo a nivel mundial.

Estamos atravesando por una nueva realidad (nueva normalidad), es decir: centros escolares y Universidades sin estudiantes, teatros, cines, casinos, estadios y más totalmente vacíos. Todo esto causado por esta enfermedad fantasma, que a la par nos ha traído nuevas costumbres y problemas psicosociales muy fuertes y más que nada muchas muertes.

Con respecto a las fuentes de información sobre este tema, yo me he abocado a revisar e informarme de medios de comunicación fidedignos tales como emisoras públicas locales y principalmente de emisoras internacionales, que son las que me informan y me describen la realidad momentánea en tiempo real a niveles nacionales e internacionales del curso de esta pandemia. En este caso va mi felicitación y apoyo para Radio Rumanía Internacional por su papel que desempeña en este rubro.

 

Juan Franco Crespo de Valls Tarragona/España opina lo siguiente sobre los temas que definen la edición 2020 del Día del Oyente en RRI.

“Este año, la redacción española de Radio Rumanía Internacional, nos propone un ejercicio sobre la radio y el papel de las emisoras en el terreno internacional, las fake news y la pandemia que azota al planeta. De entrada un tema que no deja de ser de actualidad y, al mismo tiempo, difícil de tratar por cuanto nos lleva a un territorio no siempre claro y sí manipulado. Veamos, el caso de España ¿quién es el que comenzó con las FAKE NEWS?

Ni más ni menos que el Gobierno, ya desde la primera rueda de prensa que escuché en directo, deducía que no estábamos ante la información, pura y dura, sino ante un caso de descarada manipulación informativa o directamente demagogia barata para las masas, dirigida a un público al que se le tomaba el pelo y se le engañaba de manera soez. Las FAKE NEWS era el mismo Gobierno.

¿Es correcto el tratamiento? Todos dirán que depende del color del cristal con que se mira. Pero una cosa es cierta, si mientes y te atrapan, difícilmente serás creíble en la siguiente ocasión que quieras hacerlo: o sea, te cargas tu credibilidad y, ya puedes luego pretender convencer, que no lo lograrás. Se cumple el dicho de que quien siembra vientos recoge tempestades.

Desde entonces estamos inmersos en una carrera de trileros y los supuestos especialistas o comités de expertos, que decía el Gobierno, en realidad no existían, todo era pura y dura invención. Si las masas tragaron una vez, seguramente seguirán tragándose esa milonga, y como resultado tenemos que ya nadie cree a esa troupe de desalmados y mentirosos que día tras día no se cansan de decir estupideces y la gente sigue muriéndose mientras ellos se pelean por los sillones.

Sólo faltó darle la responsabilidad a los 17 reinos de taifas para ver que las fake news, por obra y gracia de esas teóricas competencias transferidas, se esfumaban, y el Gobierno central se lavaba las manos. Resultado, gracias a esas FAKE NEWS gubernamentales hemos caído en un pozo que parece no tener fondo y cada autonomía hace lo que cree, muchas veces, violando la legalidad vigente y, como consecuencia, llevando denuncias a los tribunales que luego enmiendan la plana a esta pléyade de políticos estólidos que no se sonrojan ante sus ciudadanos. Total, lo que ellos querían era vivir del cuento y al final se han convertido en el principal problema de un país económicamente hundido y moralmente destrozado con tanto dejar que cada uno tire por su lado.

La radio internacional, de una u otra forma, ha cumplido perfectamente con su cometido. Es cierto que la credibilidad que tenía la BBC ya no existe pero, al menos, las pocas que siguen en el aire han demostrado que se puede seguir siendo imparcial y, al mismo tiempo, informar con honradez y profesionalidad: teóricamente ese es su cometido.

Analizando los datos de las varias emisoras que sintonizo, debo colegir que todas ellas han hecho o mejor aún HACEN un papel realmente ejemplar. Vietnam dijo en marzo que el virus era latente [yo pensaba que el corporativo de galenos sabía lo que eso significaba y resultó que cuando le pregunté a uno de ellos en esas visitas programadas cada tres meses y que había estado durante toda la cuarentena atendiendo gente que ingresó con el COVID] y, sin embargo, me soltó que no sabían absolutamente nada. Ahora se ha divulgado que efectivamente todo está en el aire, ergo, VIETNAM tenía razón. Por cierto, fue uno de los países que aplicó medidas inmediatas y uno de los menos afectados a pesar de estar más poblado que España.

Lo mismo con informaciones de Seúl, Taipéi, Bucarest o Ankara. Podrás estar o no de acuerdo con la manera de orientar la información, pero su gestión de alarma y actuación no dejan de ser ejemplares, si comparamos a cómo se ha hecho en la piel de toro. Después de esta disertación sólo nos queda exclamar: ¡Que Dios nos pille confesados!

Evidentemente, las FAKE NEWS seguirán proliferando, pero esa es tarea que también el oyente debe de saber extraer y discernir. Si no contrastas, es evidente que te tomarán el pelo; si, además, todos los esfuerzos de los políticos son para alienar a las masas, estamos de acuerdo que se tragan cada sapo que hace que los negros nubarrones sobre el continente vuelvan a proliferar. Es tarea de todos sacar el trigo limpio, pero si queremos que nos lo den todo mascado y, nosotros, no exprimimos nuestro cerebro: entonces, no nos quejemos.

¡FELIZ DÍA DEL OYENTE 2020 Y GRACIAS A TODOS POR CUMPLIR UN AÑO MÁS EN LA HISTORIA DE LA RADIODIFUSIÓN EN ONDA CORTA! LA ÚNICA QUE, POR AHORA, PUEDE OFRECERNOS ESPACIOS DE LIBERTAD QUE EL RESTO DE TECNOLOGÍAS NOS VAN ELIMINANDO O ALIENANDO CON LAS FAKE NEWS o con la sorprendente proliferación de NOTICIAS FALSAS que tanto daño están provocando en todos los segmentos de la sociedad. Hoy, 1 de noviembre del 2020, volverá a brillar el buen hacer de la radiodifusión rumana que ha pasado a colocarse en el podio de honor ante una radio europea que abandonó su principal cometido: COHESIONAR Y SER IMPARCIAL ante la audiencia.”

 

“Como en años anteriores, envío mi participación para el tradicional Día del Oyente, conmemorando el Día Nacional de la Radio Rumana”, escribe David Iurescia desde Ezpeleta-Buenos Aires-Argentina.

“Siempre en los festejos del Año Nuevo se brinda deseando que el año que comienza sea mejor que el que termina. Esto no ha ocurrido con el 2020, que nos ha obligado a estar lejos de los familiares y amigos, a algunos nos ha tocado el teletrabajo, pero a muchos otros les ha tocado el desempleo. Los medios de comunicación informan cada día la cifra actualizada de los millones de infectados y muertos.

La gente cada vez está más deprimida porque no se sabe con certeza cuando volveremos a nuestra vida anterior a la pandemia o si la vida nunca volverá a ser igual y tendremos que acostumbrarnos a esta Nueva Normalidad.

Durante estos meses de pandemia, hemos sido bombardeados a través de la televisión, y especialmente por las redes sociales, con noticias falsas (como por ejemplo: supuestos medicamentos o productos para curar el Covid-19, de distintas formas que se propaga o no el virus etc.).

En mi caso, la radio ha sido una gran compañía en todo este tiempo de distanciamiento social. Escuchar emisoras internacionales en onda corta, nos da una certeza que la información que se transmite es veraz y que ha sido chequeada.

En todo este período de encierro en sus casas, la gente ha vuelto a escuchar más horas la onda corta, a construir mejores antenas, los radioaficionados volvieron a transmitir desde sus casas. Esto que les cuento son experiencias que me han contado otros colegas que gustan de la onda corta y también ha sido comentado en muchos grupos de Facebook sobre el tema.

Espero que este redescubrimiento de las emisoras internacionales de onda corta sea una de las pocas cosas buenas que nos deja esta pandemia y que con el inicio del ciclo solar número 25, al mejorar las condiciones de propagación, más gente se suma al mundo de la radioescucha.

Mis mejores deseos para Ustedes en este Primero de Noviembre. Un afectuoso saludo de su oyente, David Iurescia.”

 

“He sacado un poco de tiempo para redactar unas líneas con motivo del Día del Oyente en RRI”, escribe escribe José Luis Corcuera desde Vitoria-Álava-España. “El pequeño trabajo lo hice de manera rápida y de manera un tanto precipitada, pero creo que lo principal es colaborar en las iniciativas de la emisora de la manera que buenamente se pueda.

Nuevamente acudo a la cita a la que nos convoca RRI todos los años, en la que los oyentes tenemos la oportunidad de dar nuestra opinión en relación a un tema que nos propone la emisora y en esta ocasión es sobre la pandemia.

Yo particularmente me informo sobre la pandemia de la misma manera que lo hacía antes de que la pandemia existiera, es decir por los diarios, informativos de cadenas de TV y radios nacionales e internacionales. Quiero decir que son los medios por los que me informo desde siempre y aun así siempre uno puede tener sus reservas al respecto. Quizás no son fiables al 100% porque en ocasiones las cadena públicas están controladas por el Gobierno de turno y la información suele estar manipulada, que no es lo mismo que falsa, me refiero a la noticia que nos convienen darle muchos minutos y a la que no nos conviene la damos muy de pasada o simplemente la omitimos. Los diarios, cadenas de TV y radio del sector privado también suelen estar influenciadas por su línea política, no suele ser complicado reconocer que medios están posicionados a la izquierda o la derecha y por lo tanto viene ocurriendo lo mismo que en los medios públicos es decir las medias verdades o la omisión.

Por ese motivo yo pienso que lo mejor es comparar un poco todas las informaciones y sacar conclusiones porque creo que se acabó la inocencia y medios que sean realmente neutrales no existen. Por suerte no estamos en un país en donde el Gobierno controle todos los medios de comunicación y tenemos libertad para informarnos de fuentes distintas y comparar.

Sobre el papel de la emisora pública en tiempos de pandemia creo que debe de informar en todo momento de la incidencia de la pandemia en la población y de las medidas que deben de tomar los ciudadanos para combatirla. No solamente me refiero al uso de mascarillas o de geles higiénicos. Me refiero a las restricciones que se nos imponen dentro de nuestra localidad y en otros municipios para conocer el número de personas que se pueden reunir, lo que podríamos hacer en otras localidades, aquí me refiero a si se puede comer en restaurantes o los puntos de interés que se pueden visitar. También la información sobre los denominados  «corredores seguros» para poder desplazarse de un lugar con poca incidencia de la pandemia a otro similar pero debemos atravesar por una zona con la incidencia más alta.

En el apartado de las emisoras internacionales creo que en el asunto de la pandemia será similar al de la emisora pública nacional, debiendo informar de la incidencia del virus en el país, zonas más afectadas, restricciones a los nacionales y a los turistas, aquí es importante el asunto de la cuarentena, los denominados corredores seguros, en líneas generales muy similar al de la emisor pública nacional.

La información es muy importante, pero creo que la concienciación de la población es la labor fundamental para que cada persona sea responsable de sus actos y se involucre en tomar todas las medidas que puedan frenar la pandemia. Así que seamos responsables de nuestros actos, mantengamos la distancia social y demás medidas y roguemos para que la ciencia ponga en circulación el medicamento eficaz contra el virus.

Un saludo a los miembros de la emisora y a todos los oyentes en nuestro día. José Luis Corcuera.”

 

Día del Oyente 2020 en RRI, continuamos la presentación de los materiales que nos enviaron nuestros oyentes.

Mi nombre es Gaspar Ariel Melgarejo, vivo en la República Argentina, soy un oyente de su emisora y les escribo para hacerles llegar unas reflexiones en ocasión del programa especial del “Día del Oyente” de Radio Rumanía Internacional. Para comenzar quiero decir que la crisis provocada por la pandemia del Covid-19 se trata de algo que, a diferencia de lo sucedido anteriormente en otras regiones del mundo como Asia, nunca había ocurrido en mi país, por lo que no existen antecedentes de ningún tipo en relación a lo que se está viviendo actualmente. Ello provocó que al principio de la llegada de la pandemia hubiera una gran necesidad de información por parte de la ciudadanía la que era ampliamente brindada por los medios de comunicación tanto públicos como privados a través de los cuales se divulgaba incesantemente las últimas novedades conocidas acerca de la pandemia. Al mismo tiempo también empezaron a circular por algunas redes sociales toda clase de información de dudosa procedencia, anónima, falsa y en general de carácter alarmista y que provocaba confusión especialmente entre aquellas personas que no tienen acceso a otros medios de comunicación. En mi caso, la manera de distinguir entre aquellas noticias inexactas y sensacionalistas de aquellas que realmente son legítimas simplemente consiste en informarme de fuentes reconocidas como, por ejemplo, periódicos nacionales de gran tirada, cadenas de televisión y los contenidos proporcionados por los medios de comunicación públicos. Éstos últimos son considerados la versión oficial de los hechos ya que a través de ellos las autoridades transmiten regularmente todas las novedades y las medidas decretadas por el Gobierno para combatir la pandemia y que deben ser acatadas por toda la población.

Para terminar quiero resaltar la importancia que tienen las emisoras internacionales, como Radio Rumania Internacional, ya que permiten conocer como el coronavirus afecta a la vida de las personas y cuál es la realidad que se vive en países tan distantes como Rumanía y también hacer una comparación con lo que está sucediendo en mi país y de esa manera tener una mirada crítica de lo que acontece y en fin, tener un mayor conocimiento sobre la pandemia del Covid-19 y estar lo más informado posible para tomar las mejores decisiones que ayuden a sobrellevar esta difícil situación que todos estamos atravesando. 

Esperando con estos comentarios haber sumado mi aporte para la realización del programa, me despido de Ustedes enviándoles un cordial saludo a todos los integrantes del Servicio en Español de Radio Rumania Internacional. Gaspar Ariel Melgarejo, Ciudad de Resistencia – Provincia del Chaco-República Argentina.

 

Finalizamos la edición 2020 del Día del Oyente en RRI con el original material que nos envió Johnny Antonio Ramírez López desde Lima-Perú  con motivo de nuestro aniversario:

¿Cuál es el papel de la emisora pública en tiempos de pandemia?

“Aquí en el Perú, la radiodifusión pública está  desempeñado un papel importantísimo en lo que respecta a la orientación sobre medidas de  prevención ante el COVID- 19, en toda la población peruana. Empezando por reconocer con nuestra gratitud a Radio Nacional del Perú, como emisora del Estado, cobertura durante las 24 horas en todo lo vasto del territorio patrio. Asimismo permite  informarnos  de las actividades gubernamentales relacionadas a sus grandes esfuerzos que han venido realizando pensando siempre en el bienestar y establecimiento de medidas oportunas así como preventivas.

Además, Radio Nacional del Perú ha cubierto en tiempos de pandemia el desarrollo de la estrategia educativa “APRENDO EN CASA“ , llegando a millones de hogares de estudiantes que cursan la educación básica e inclusive en sus propias lenguas originarias.

En el interior del país las radioemisoras locales y comunales también han  desempeñado un papel importantísimo en la difusión de medidas preventivas y de orientación a la población. Además, han sido siempre las primeras en poner sobre el tapete y denunciar los casos de corrupción de algunas autoridades municipales y regionales que escondían medicinas en almacenes o traficaban con los fondos de ayuda enviados por el poder nacional o  los escándalos de sobrevaloración en adquisición de productos como mascarillas, artículos de higiene, jabón, alcohol y otros. Los cuales no se deben permitir y sancionar con severidad.

Las radioemisoras locales comunican, además, con más rapidez todo avance o problemática de crisis sanitaria observada en los caseríos, anexos, centros poblados y distritos. Son asimismo la voz de los sectores poblacionales que menos acceso tienen a la comunicación.

Propicio mencionar nuestra gratitud y es de aplaudir el gesto humanitario y solidario de entrega de víveres, medicinas básicas, útiles de aseo hacia sectores de escasos recursos económicos durante los meses de confinamiento e incluso arriesgando su vida demostrado por el periodista Miguel Paredes Ruiz, conductor de “Prensa Libre” en la provincia de Huaura, al norte de Lima, convocando espíritus altruistas y de ayuda social para realizar tan digna labor humanitaria. 

Una vía para considerar informaciones verdaderas es acudir a medios de comunicación gubernamentales ya que ellos garantizan la veracidad de la información. Además, los medios de información del Estado tienen  credibilidad por sus informaciones que requieren estar publicadas en medios digitales por exigencias de absoluta transparencia.

A diferencia de lo que se puede estar informado en redes sociales que no garantizan ninguna fuente ni investigación alguna para establecer la naturaleza de la noticia, que incluso sufre el riesgo de ser adulterada y desinformar. Lo cual sería inaceptable.

¿Cuál es el papel de una emisora internacional en este período de incertidumbre social prolongada?

Las emisoras de onda corta han desempeñado un papel loable y de felicitar durante estos tiempos de pandemia global. Considerando que existen lugares muy alejados del planeta  donde el único medio de información es solamente el radio receptor.

Radio Rumanía Internacional nos viene brindando día a día en sus sesiones informativas y de programación avances y alcances gubernamentales y acciones en los más diversos sectores de la población. También nos brinda datos actualizados y el panorama que se viene afrontando ante esta pandemia en Europa, en todos sus servicios de idiomas al exterior. Lo cual es reconocer con gratitud este loable esfuerzo.

Igual actitud y gran responsabilidad se ha sentido por este quehacer en todas las emisoras de onda corta. Informándonos paso a paso, minuto a minuto, sobre la evolución de decisiones de sus gobiernos. Es de felicitar las acertadas orientaciones que se nos brindan para tener los protocolos y cuidados respectivos en el desarrollo de nuestras actividades diarias o en el traslado interno en nuestros países o al exterior vía aérea

Desearle todo lo mejor y los sentimientos de gratitud plena a los esfuerzos desplegados por las diferentes emisoras de onda corta que emiten programación desde los más diversos lares y confines del planeta en bien de la Humanidad y contribuyendo a la mejor construcción de un mundo justo, digno, de bienestar común con respeto a la igualdad y libertad.

Radio Rumanía Internacional desde Bucarest en lengua castellana al

Mundo, ¡Felicidades y éxitos siempre!

Saludos especiales en este “Día del Oyente “, en el Perú para: Francisco Llerena Vega, presidente del Radio Club PERÚ DX, radioaficionado de gran experiencia en la onda corta residente en Camaná (Arequipa), asimismo a sus integrantes, compañeros radioaficionados: Javier Domínguez  y Johnny Ramírez López en Lima, Miguel Ortiz en Piura y Odilón Ramos Boza en Huancavelica.

Gracias Querida Amiga Radio Rumanía Internacional, ¡Siempre contigo! ¡Cordiales 73!

 

Ésta ha sido, queridos oyentes, la edición 2020 del programa especial Día del Oyente que RRI os dedica cada año. Soy Victoria Sepciu y quisiera agradecer, primero, a nuestros colaboradores de hoy los materiales enviados y a todos vosotros, queridos oyentes, la fidelidad y la atención dispensada.             

También os quiero recordar que todos vosotros sois importantes para nosotros, ya que sin vuestras cartas y mensajes, sin vuestro constante apoyo, la labor que estamos desarrollando aquí no tendría sentido. Sin sus oyentes RRI no existiría.

Gracias por todo, queridos amigos, un cariñoso saludo desde Bucarest y un fortísimo abrazo en la distancia. ¡Hasta la próxima!

 

 

 

 

 

 

 

 

 


www.rri.ro
Publicat: 2020-11-01 05:32:00
Vizualizari: 299
TiparesteTipareste