Historia de Radio Rumanía Internacional

historia de radio rumanía internacional Los primeros programas de radio experimentales para el extranjero se emitieron en 1927

 

 

Los primeros programas de radio experimentales emitidos desde Rumanía al extranjero eran programas musicales. Era en 1927, un año antes de la creación de la Sociedad Nacional de Radio. Se podríadecir que, en 1927, se escribió el certificado de nacimiento de los programas experimentales para el extranjero emitidos desde Rumanía. Aunque no era oficial, la cadena del Instituto Electrotécnico se dirigía también a los oyentes de otros países y, además, tenía la capacidad técnica para llegar hasta ellos.

 

En un edificio del siglo XIX donde se encuentra hoy el Museo de la Literatura Rumana de Bucarest, estaba en los años ´20 el Instituto Electrotécnico Universitario. El malogrado historiador Eugen Denize, investigador de la evolución de la radiofonía rumana, destacaba que en los laboratorios de aquel instituto nació, en 1927, una cadena rumana de emisión, con una potencia de 200W y que funcionaba en la longitud de onda de 280 metros.

 

Era ya la tercera cadena rumana experimental. Sin embargo, en este caso, los programas se emitían en cuatro idionamas: rumano, francés, alemán e italiano. La información llegaba hasta mil kilómetros de distancia y se podía escuchar en Europa y el Oriente Cercano. ¨A través de esta cadena, se escuchó por primera vez en la radio la voz de los artistas de la Ópera Rumana, se emitieron los conciertos del Ateneo Rumano y, en el invierno del mismo año, se emitieron las sinfonías de Beethoven¨,  escribió Denize.

 

Evidentemente, al principio, la comunicación mediante la radio sólo tuvo que superar problemas técnicos, es decir de cobertura.  Pero el tiempo pasó y los regímenes dictatoriales  - el nazismo y el comunismo - descubrieron las interferencias y la propaganda mentirosa y hostil. Es decir, la barrera mediática y la mentira a través de la radio.

 

 

Volvamos al Reino de Rumanía Interbélica. El primer programa oficial en rumano se emitió el 1 de noviembre de 1928, a través de una emisora de 400 vatios, en una longitud de onda de 401,6 metros. El edificio de la recién creada Sociedad de Difusión Radiotelefónica (como se llamaba entonces), se encontraba en el mismo lugar donde funcionamos hoy en día –C/General Berthelot n° 60-64, un edificio situado en el centro de Bucarest. Habían pasado ya veinte años desde que se había instalado en el puerto de Constanţa  la primera estación radiotelegráfica de Rumanía.

 

 

En 1932, los programas se emitían hasta el otro lado de la Tierra, hasta Nueva Zelandia. Dos años antes, el Consulado rumano de Palestina presentaba a las autoridades rumanas la solicitud de numerosos ciudadanos de ese país de que la cadena nacional de Bucarest transmitiera también información en francés, para que así se entendiera el mensaje.

 

Sin embargo, los primeros programas oficiales en otros idiomas de la Sociedad Rumana de Radiodifusión se emitieron a principios de los años ´30 del siglo XX, para informar al cuerpo diplomático de la capital de Rumanía. El historiador Eugen Denize escribía lo siguiente en su primer volúmen dedicado a la historia de nuestra institución: ¨Los primeros programas de este tipo se emitieron en 1932. Eran noticieros en francés e inglés que se emitían al final de los programas, un cuarto de hora antes de medianoche¨.

 

En concreto, al final de los programas diaros en rumano se emitían las así llamadas ¨miniaturas de programas de radio¨, que hablaban de las realidades rumanas –según se señala en los documentos de nuestros archivos. Era información breve sobre „la economía, la cultura y la creación de Rumanía”. Siguieron los noticieros en italiano y alemán, emitidos a la misma hora, junto a las noticias en inglés y francés.

 

 

Por lo demás, los oyentes del extranjero centraron la atención de las autoridades en los años siguientes, una vez creada la Sociedad Rumana de Radio. Rumanía, al igual que los demás países, había descubierto un instrumento extraordinario que le permitía presentarse al mundo. Hubo tardes especiales dedicados a otros países, programas de intercambio y, a partir de 1930, se emitieron traducciones de la obra de los clásicos de la literatura rumana, en francés, italiano y alemán.

 

 

Sin embargo, los datos no son muy precisos y los recuerdos e inclusive las fuentes escritas ofrecen un cuadro bastante difuso, pero muy fascinante. Es el cuadro de un período aún idílico de la historia de Europa y del mundo que, aunque habían pasado por una guerra mundial y empezaban a entrar en contacto con la URSS de Stalin y Alemania de Hitler, aún no habían conocido los grandes horrores del siglo pasado – el nazismo y el comunismo.

 

 

Al buscar en la Revista ¨Radiofonía¨ anterior a la segunda guerra mundial, nuestros compañeros del Archivo de la Sociedad Rumana de Radiodifusión han constatado que, a partir del mes de marzo de 1933, a las 23.00 horas (en Bucarest), las 21.00 horas GMT, aprovechándose de que sus programas se podían escuchar en toda la Cuenca del Mediterráneo, en Alemania e inclusive en Australia, la Sociedad Rumana de Radiodifusión empezó a emitir dos veces a la semana un programa titulado ¨Información para el extranjero¨.

 

 

Los martes, el programa se emitía en francés, y los viernes  en alemán. Eran, sobre todo, conferencias sobre la vida artística, ofertas turísticas y, a veces, charlas sobre las posibilidades economícas de Rumanía. El 21 de marzo de 1933 se emitió por primera vez en francés la conferencia de Alexandru Busuioceanu titulada ¨La vida artística en Rumanía¨. El 24 de marzo de 1933 se emitió en alemán la conferencia de Paul Zarifopo titulada ¨La vida literaria de Rumanía¨.

 

 

Siguieron, con pequeñas pausas y vacaciones, conferencias sobre el gran poeta rumano Mihai Eminescu, sobre la novela ¨El motín¨de Liviu Rebreanu, sobre los monumentos bizantinos de Rumanía, el paisaje de nuestro país, la poesía popular, los balnearios, la Triple Entente, noticias económicas, conferencias sobre el teatro y la pintura, los castillos de Rumanía, la ciudad de Bucarest, las colinas y los llanos rumanos, etc.

 

 

En agosto de 1933, una carta del Sr.John Hardie de Escocia confirmaba la escucha de la emisión que se iniciaba  con el anuncio “Radio Bucarest experimental”, acompañado de una música de piano. Según indican otras fuentes, el primer mensaje escrito que recibimos del extranjero fue una carta  de Egipto.

 

 

Desde Italia nos escribió por vez primera un Señor llamado Oscar Laurenti, en 1934. Era de Nápoles y escribió en francés. Expresaba su entusiasmo por la interpretación de la ópera “Lucia di Lamermoor” y solicitaba detalles sobre la emisora que la transmitía. 

 

Según la publicación “Radio Adevărul” nr. 349, de 1935, todas las noches a partir de las 23:45 (tiempo de Rumanía) se transmitía un  “Diario habalado para el extranjero ”, en francés y alemán. 

 

Se ha conservado  incluso el conmovedor testimonio de un oyente: el octogenario Luigi Menguzzi, un profesor de Pádova, declaró por teléfono, hace casi 10 años: “Vengo escuchando estas emisiones desde el año 1938. Por las noches, había noticieros en francés, antes del final del programa”.

 

Una fecha crucial para la radiofonía rumana destinada al extranjero, es el 12 de febrero de 1939, año en que se lanzó un programa complejo sobre Rumanía para las Américas, acerca del cual se afirmaba, en la revista "Radio Universul", que fue "concebido como instrumento de propaganda para la participación de Rumanía a la Exposición Universal de Nueva York". En aquel programa se pudieron escuchar,  entre otras, “el Poema rumano”, de George Enescu, una melodía folklórica interpretada por nuestra gran artista Maria Tănase, la orquesta dirigida por el conocido Grigoraş Dinicu, interpretando una hora (baile típico), arias populares rumanas en la versión de Valentina Creţoiu Tassian y G. Folescu.

 

En la edición del 19 de febrero de 1939 de la revista "Radio - Adevărul", se describía la emisión como un "acontecimiento epocal". El programa incluía entrevistas y música y fue redifundido por las emisoras estadounidenses. Ya no existe la grabación, pero en el Archivo de Oro se conserva la voz de Maria Tănase, que cantó en aquel programa.  

 

La primera confirmación de la recepción en EE.UU. de una emisión realizada en inglés por Radio Bucarest data de febrero de 1939 y es considerada la fecha de nacimiento de las producciones de la radio rumana escuchadas más allá del oceano. 

 

Cooperación para promover el Estado rumano 

 

Los programas en idiomas extranjeros fueron creados debido a una  iniciativa del Gobierno. La Sociedad de Radiodifusión contaba con un capital mixto, un 60% público y un 40% privado; sin embargo, en el Consejo de Administración, en el Comité de Dirección, las decisiones más importantes se adoptaban en función de los intereses del Estado rumano. Estas emisiones se crearon precisamente con el fin de presentar en el extranjero la realidad rumana, la cultura, los acontecimientos que se celebraban en el Reino de Rumanía. A  inciativa del Gobierno, tenían como objetivo un mejor conocimiento de nuestro país en el extranjero.  

 

El historiador Eugen Denize destacó los objetivos de los programas en idiomas extranjeros de Bucarest: “Las emisiones en idiomas extranjeros ocuparon un lugar bastante importante en la programación de la Sociedad Rumana de Radiodifusión durante el período de entreguerras. Anteriormente a la guerra, tuvieron un carácter diverso, de informar en el extranjero sobre la situación de Rumanía.  Al estallar la guerra, adquirieron una dimensión mucho más propagandista y, posteriormente a la entrada de Rumanía en la guerra, evidentemente se convirtieron en programas destinados a apoyar la acción militar rumana en el frente Oriental.”

 

 

Resultados de la actividad periodística

 

 

El contenido de las emisiones para el exterior utilizó como modelo las emisoras extranjeras, sobre todo las francesas e inglesas. Según  Eugen Denize, desde su comienzo las emisiones para el exterior   incluían producciones propias y no eran sólo meras traducciones de los programas nacionales. Realizaban un tipo de resúmen del acontecer rumano, de las noticias políticas, económicas o deportivas. Se presentaban las relaciones de Rumanía con otros países y también eventos  culturales.

 

“Estos programas se escuchaban con dificultad en el extranjero” – afirmó el Sr. Denize. Las emisiones en francés, inglés, alemán e italiano anteriores a la Guerra se difundían en banda media, de modo que su  impacto era escaso en el extranjero.

Un poco más tarde, cuando se creó la transmisión en onda corta, las transmisiones empezaron a llegar a grandes distancias. Según indican las estadísticas de la Radio, en los años ’38-’40, en muchos lugares de Europa no había cobertura de nuestra emisora radial. La señal se emitía desde la zona norte de la Capital, en Băneasa, en la banda de 34,2 metros, pero el poder de la antena no lograba cubrir todo el territorio europeo. Sin embargo, estas emisiones se captaban perfectamente en la región de los Balcanes y en Oriente Medio, debido al relieve y a la propagación de las ondas.”

 

 

La Radio en la época de “la guerra caliente”

 

 

El comienzo de la Segunda Guerra mundial determinó la ampliación y la diversificación del flujo de informaciones sobre Rumanía en lenguas extranjeras destinadas al exterior.

 

 

Además de las emisiones en francés, inglés, alemán e italiano, se crearon los programas en griego,  turco, serbio, ruso y más tarde, entre el fin del verano de 1941 y el otoño de 1942, las emisiones en ucraniano. Obviamente, durante la guerra, los programas en idiomas extranjeros tuvieron un carácter de propaganda, en apoyo a las acciones  militares y políticas de Rumanía y al mismo tiempo, de las Potencias del Eje encabezadas por Alemania.  

 

 

Posteriormente a la integración de Rumanía, el  23 de agosto de 1944, a las Potencias Aliadas, el mismo año se fundó la emisora “Dacia romana”, que transmitía en 5 idiomas: inglés, ruso, francés, húngaro y alemán.  La Guerra todavía no estaba terminada. Conforme a la Decisión del Consejo de Administración, la emisora se proponía “luchar por la incorporación de Rumanía en Naciones Unidas y presentar la reconstrucción económica y la democratización de nuestro país”.

 

 

Los estudios de la calle General Berthelot habían sido destruídos por un   bombardeo alemán. Por un tiempo, las emisiones se transmitían desde el  Colegio Nacional "Sfântul Sava", que se encuentra muy cerca de la radio. La emisora “Dacia romana” recibió entonces equipamiento, así como un estudio especial instalado en la sala de festividades de este  Colegio.

                 

 

 

La radio durante la “guerra fría”

 

 

El régimen comunista cambió el rumbo de la historia de la Sociedad Rumana de Radiodifusión. Durante la “guerra fría”, la idea de propaganda se convierte en un factor determinante, de modo que las emisiones para el extranjero se utilizan como mero instrumento de desinformación. Pese a eso, de los programas no faltaron informaciones culturales, deportivas o la música rumana.

 

El 21 de diciembre de 1946, se creó una nueva cadena rumana para el extranjero, llamada “La Rumanía Libre”. En el informe del Consejo de Administración leemos: “a través de las transmisiones para el extranjero se dio a conocer  en  todo el mundo los esfuerzos que el pueblo rumano hizo para democratizar el país.”

En 1948 se transmitían desde Bucarest emisiones en francés, inglés, ruso, serbio y alemán.

 

 

Medio siglo atrás

 

 

¿Cómo han evolucionado a través del tiempo los programas radiofónicos rumanos destinados al extranjero? La memoria de nuestros compañeros de trabajo con más experiencia, la memoria escrita del  Archivo de la Radio, pero también la memoria magnética de la Fonoteca de Oro de Radio Romania, resultaron indispensables para rehacer la historia de las emisiones para el extranjero realizadas en Bucarest.

 

 

La primera emisión en rumano para el extranjero de transmitió el 10 de julio de 1950 por onda corta, en paralelo con la cadena “ Rumanía Libre”, que emitía también vía onda corta. Ambas difundían  30 minutos diarios. En los años siguientes se creó “La Emisión rumana para EE.UU”. El 15 de diciembre de 1955, esta emisión se transmitía paralelamente con “La Voz de la Patria”, nombre que recibió, a partir de ese año, la emisión en rumano creada en 1950. Cabe recordar que 1955 fue el año en que Rumanía ingresó en la ONU. El director de “La Voz de la Patria” fue Leon Sarateanu, un experimentado periodista.

 

 

La importancia que se le concedía a esta emisión resalta también del hecho de que los noticiarios eran presentados por dos de las “voces de oro” de la Radio rumana: Mihai Zirra y Marcela Rusu. La Redacción Rumana para el extranjero reunió, según los testigos de la época,  la crema y nata de los periodistas de toda la Radiodifusión Rumana, un intento del régimen de “humanizar” su propaganda.

 

Era una política que  partía del intento de los altos dignatarios de acercarse a los exiliados hostiles al régimen comunista. Se crea incluso un Comité rumano para repatriados, con sede en  Berlín Occidental, cuyo presidente era  Cretulescu, un ex general  del Antiguo Ejército de Rumanía.

 

El 12 de abril de 1958 “La Emisión rumana para EE.UU” se une a “La Voz de la Patria”, que, a su vez, tenía programas diversificados para la Europa Occidental y  EE.UU.

 

La historia de la Redacción Francesa posterior a la segunda guerra mundial empezó con la señora Andrée Fleury, que falleció a los cien años y cinco meses de vida. Muchos de los periodistas que trabajaron en la Redacción Francesa de Bucarest  continuaron  su carrera radiofónica en otras cadenas de radio muy famosas como Radio France, Radio France Internationale y Europa Libre. Elena Murgu y Alain Paruit son sólo dos ejemplos.

 

 

Las emisiones posbélicas de la Redacción Inglesa empezaron con el matrimonio Edith y Max Eisinger, educados en Inglaterra y muy apasionados por la radio. Poco después se les juntó Catinca Ralea, insigne intelectual y periodista, y Alexandru Fole, una voz de excepción. A principios de los 60, jefe de la Redacción fue Eugen Preda, el primer director general de la SRR después de 1989. Cabe recordar las entrevistas de excepción realizadas por Catinca Ralea a los escritores Saul Bellow, William Saroyan, Alvin Toffler, Iris Murdoch, los músicos Yehudi Menuhin y Arthur Rubinstein, el escultor Henry Moore, y los políticos Margaret Thatcher o Edward Kennedy.

 

 

En los 50 Radio Bucarest transmitió emisiones en ruso para el ejército y los expertos soviéticos. Estas emisiones se eliminaron tras la retirada de las tropas a mitad de los 50. Al mismo tiempo se inició el intercambio de programas con Radio Moscú, similar al que la radio soviética hacía con todas las radios de la gran mayoría de los estados del bloque comunista. Se trataba de programas realizados y grabados en Bucarest, que se enviaban a Moscú desde donde se transmitían dos veces a la semana.

 

 

En 1975 en el marco de las Redacciones de las Emisiones para el Extranjero se creó la Redacción Rusa, cuya primera transmisión se emitió, en onda corta, el 15 de diciembre del mismo año. Rumanía fue el primer país del pacto de Varsovia que tenía una transmisión en ruso que llegaba directamente a los oyentes soviéticos, sin ser “filtrada” por Moscú. En aquel entonces, Rumanía se había distanciado de la URSS, sobre todo en materia de  política exterior y económica, de modo que los soviéticos intentaron, sin éxito, convencer a Bucarest a que renunciara a estas transmisiones.

 

 

La Redacción Alemana contó, a lo largo del tiempo, con la colaboración de personalidades renombradas: los poetas de lengua alemana Alfred Margul Sperber y Franz Johannes Bulhardt, la actriz Margot Goettling, graduada del Instituto de Teatro de Viena, locutores excepcionales como Ingrid Kloos, Heidemarie Papp, Otto Schneider, Erwin Sacher e Ilse Borcea, periodistas talentosos como Richard Lang y Juergen Salzer.

 

 

La Transmisión en Griego se creó en 1950 y en la Redacción trabajaban, en principal, ciudadanos helenos refugiados políticos. Al principio integraban el equipo Elena Papadopoulos, Panas Panaitopoulos, Egon Steindler Petraru y Filareti Folea.

 

 

El programa en el idioma yiddish fue lanzado en 1950, en el marco de la Redacción de las minorías nacionales. Apenas el año siguiente, en 1951, pasó a la Redacción de los Programas para el Extranjero (REPS). El programa cesó de existir en 1955, según sostienen algunas fuentes. El historiador Eugen Denize afirma, sin embargo, que el programa en yiddish fue difundido incluso en 1957, figurando entre los 11 idiomas extranjeros en los cuales se difundía, a saber, ruso, ingles, frances, italiano, español, alemán, turco, farsi (persa), yiddish, griego y servio.

 

En 1952, la emisora de Radio Bucarest volvió a difundir en italiano, a traves de la voz de los simpáticos italianos Ugo Merolla y Sanguinetti, luego, con el entusiasmo juvenil del talentoso Florin Velcu. “Los programas empezaron a difundirse en 1952 – había tres emisiones de una hora cada una al día”, recuerda el sr. Velcu.

 

En 1955 empezaron a difundirse los programas en portugués. Los primeros realizadores fueron dos ciudadanos portugueses, quienes colaboraban con la joven estudiante Angela Mocanu. Poco tiempo despés se sumaron al equipo de locutores de Radio Bucarest el matrimonio José y Tereza Ramos, quienes inmediatamente de la Revolución de los Claveles Rojos, en 1974, se repatriaron.

 

 

Los comienzos del Servicio Español datan del 15 de marzo de 1955, a las 20.00 horas, hora de Rumanía. Hortensia Roman, la madre del ex primer ministro Petre Roman – el primero tras la caída del régimen comunista – fue prácticamente, la iniciadora de los programas en español. La sra. Roman era refugiada política en Bucarest, tras la Guerra civil española.

 

 

La Sección Serbia comenzó en 1956, con los programas realizados por el padre Ghena Petrov. Las emisiones, que se dirigían a lo que se era conocido en la época como el regimen desviacionista titoísta, se transformó en los años 1960, como consecuencia del cambio de actitud de Bucarest, en una “puente de la amistad rumano – yugoslava”.

 

 

El 15 de julio de 1957 fue creada la Sección Turca – entre los “fundadores” figuraba la sra. Melike Roman. Las emisiones en el idioma turco cesaron el 27 de marzo de 2044, cuando cesaron también los programas en los idiomas búlgaro, griego, húngaro y portugues.

 

 

 

El 17 de septiembre de 1957 fue difundido por primera vez el anuncio “Aquí Radio Bucarest” en el idioma persa, con la ayuda directa y generosa de la familia de refugiados Saidi Masud. En la primavera del año 2000, dichos programas cesaron por una causa objetiva – la falta total de la “nueva ola” de hablantes de farsi que reemplacen a los locutores de radio que se habían dirigido a los radioescuchas durante varios decenios sin interrupción.

 

 

La Sección Arabe comenzó a difundir el 5 de abril de 1961 y tuvo su período de gloria en los años 1960 – 1970, cuando Rumanía fomentaba una política de cooperación tanto con los Estados árabes, como con Israel, contribuyendo así al proceso de paz en el Oriente Medio. Entre los miembros fundarores de esta Redacción figuran Nader Karajoli y su esposa, Suleima Samman.

 

 

Un folleto de presentación publicado por la Radiodifusión Rumana en 1982 presentaba la siguiente estadística de los programas en idiomas extranjeros de la emisora pública de radio: en aquel año se registró, frente al año 1961, un crecimiento del número de las horas de difusión al año, de 8570 (514.200 minutos), a 10.807 horas (684.420 minutos). Estaban incluidos en este cálculo los programas en los idiomas árabe (120 minutos al día), ingles (375 minutos al día), francés (165 minutos al día), alemán (105 minutos al día), griego (60 minutos al día), persa (60 minutos al día), italiano (120 minutos al día), portugues (60 minutos al día), ruso (75 minutos al día), rumano (180 minutos al día), servio (60 minutos al día), español (270 minutos al día), turco (60 minutos al día) y el programa “Turismo y música” – un programa poliglota que presentaba informaciones turísticas en los igiomas ingles, frances y alemán (30 minutos al día).

 

 

Una radio libre y amistosa

 

 

Tras la Revolución anticomunista rumana de diciembre de 1989, la emisora de Radio Bucarest se convirtió en Radio Rumanía Internacional. Sus programas fueron renovados en totalidad y se contrató personal joven a ritmo acelerado, para mirar hacia el futuro y reconectar a Rumanía al mundo democrático, así como para reconstruir los puentes de enlazo entre los rumanos del pais y los de la diaspora, puentes destruidas deliberadamente por la desconfianza y la suspicacia fomentadas por el régimen totalitario.

 

 

 

En el último decenio del siglo 20 se crearon, paulatinamente, bajo el lema “Radio Rumanía Internacional”, tres canales radiofónicos diferenciados por la audiencia objetivo: el canal “Rumanía en directo”, destinado a los rumanos que viven fuera de las fronteras del país, el canal “Open Radio”, con programas sobre todo en idiomas de amplia circulación internacional: árabe, chino (programa creado en 1999), ingles, frances, alemán, italiano, portugues y español (la Redacción persa interrumpió su actividad a falta de personal) y el canal “Puentes Hercianos”, cuyos programas se dirigían sobre todo a los países vecinos, en los idiomas búlgaro, húngaro, ucraniano (programas creados después de 1990, partiendo del deseo de conseguir una comunicación mejor con los países vecinos), al lado de los programas en los idiomas griego, turco, ruso y serbio. Otra novedad la constituyó la creación de los programas en el dialecto arrumano, en 1991.

 

 

Programas en nuevos idiomas, nuevos puentes hacia amigos

 

 

El día 23 de marzo de 1991, Radio Rumanía Internacional comenzaba a difundir programas en el dialecto arumano para las comunidades de arrumanos que viven en los Balcanes, y no sólo allí. Se reanudaba así, en una nueva fórmula, un hondo lazo espiritual que había sido interrumpido por las vicisitudes de los tiempos más o menos lejanos.

 

 

Los programas en el idioma húngaro comenzaron el 14 de agosto de 1993, sobre el trasfondo de la necesidad aguda para Rumanía y Hungría de superar los problemas comunes, sobre todo históricos, para construir conjuntamente el porvenir europeo y euroatlántico de los dos Estados ex comunistas, que la historia hizo que sean vecinos. El último programa en húngaro fue difundido por Radio Rumanía Internacional el 27 de marzo de 2004.

 

 

Programas en el idioma ucraniano se habían difundido desde Bucarest  durante la segunda guerra mundial, pero el verdadero día de nacimiento de los programas en ucraniano es el 25 de septiembre de 1994. Dichos programas aparecieron ya que los ucranios son los vecinos con quienes tuvimos y todavía tenemos que hablar en sobre temas sumamente interesantes.

 

 

Los programas en el idioma búlgaro comenzaron a difundirse el 1 de diciembre de 1995, sobre el trasfondo de las evoluciones democráticas registradas en Rumanía y Bulgaria tras la caída del comunismo, y fueron destinados a contribuir al acercamiento entre los dos países, al estrechar los lazos entre los rumanos y los búlgaros, así como a su mejor conocimiento mútuo. El último programa de RRI para Bulgaria fue difundido también el día 27 de marzo de 2004.

 

 

El 1 de octubre de 1999, RRI empezó a emitir programas en chino. El equipo colaboró con varios chinos domiciliados en Rumanía, pero la mayor contribución a la formación profesional la tuvieron los expertos en en el idioma chino Yang Shunxi, ex profesor de rumano en la Universidad de Pekín así como nuestros compañeros de Radio China Internacional, departamento de rumano, Li Jiayu y Shen Qinchen.

 

 

Desde el futuro hacia el presente

 

 

En 2004, RRI creó dos emisoras de radio para el extranjero, Radio Rumanía Internacional 1 que difunde las 24 horas del día programas en rumano así como emisiones en el dialecto arumano y Radio Rumanía Internacional 2 que emite programas en 10 idiomas extranjeros: árabe, chino, inglés, francés, alemán, italiano, serbio, español, ruso y ucraniano. Las emisoras cuentan con personal técnico y económico común.

 

 

 

 

RRI en el siglo social media

 

 

RRI cubre áreas amplias de Europa así como varias zonas urbanas de EE. UU., Cercano Oriente, Asia, África del Norte y Australia cuyos programas se pueden sintonizar por ondas cortas (sistema analógico y digital), vía satélite, en Internet y en las redes de cable. RRI transmite a diario 54 horas de emisiones en tres canales.

 

Los programas y las emisiones en rumano y en varios idiomas extranjeros también se pueden escuchar en las emisoras de radio colaboradoras, al aire y en línea, de Europa y América del Norte.

Gran parte de las emisiones se pueden sintonizar on demand durante una semana en la página web de RRI, www.rri.ro. Asimismo, los contenidos editoriales de RRI se encuentran en las redes de socialización (Facebook, Twitter y Flickr).

 

 

Algunos empleados y colaboradores son bilingües o hablantes nativos. Nuestra emisora ayuda a los becarios, voluntarios y pasantes de España, Alemania, Italia, Austria, Portugal, Francia o China que desean especializarse en RRI.

 

 

RRI 1 – “Rumanía, en vivo”

 

La emisora RRI 1 propone a diario, desde el mes de marzo de 2011, el espacio titulado “Rumanía, en vivo” un flujo continuo de emisiones para las comunidades rumanas del extranjero. A las emisiones propias en rumano se les añaden materiales ofrecidos por las emisoras internas de la Sociedad Rumana de Radiodifusión y la Redacción de Teatro resultando una oferta 2424 para los rumanos del extranjero.

 

El programa es difundido las 24 horas del día vía satélite, en Internet así como por ondas cortas, sistema analógico (en Europa Central, Europa del Sur y Europa Occidental, la Costa Oriental de EE. UU. e Israel, respectivamente), 10 horas al día.

 

RRI 1 emite a diario, las 24 horas del día, programas en rumano así como 3 emisiones de 30 minutos de duración en el dialecto arumano, totalizando unas 9300 horas al año.

 

 

RRI 2 “Puentes radiofónicos”

 

 

RRI 2 realiza y transmite programas en 10 idiomas extranjeros: árabe, chino, inglés, francés, alemán, italiano, serbio, español, ruso e ucranio, totalizando unas 25,5 horas al día con más de 9300 horas al año.

 

 

 

 

La historia de una amistad sin edad y sin fronteras

 

 

Toda la historia de las emisiones rumanas para el extranjero no habría existido si nuestro trabajo periodístico no hubiera llegado a sus casas.

Después de 1989 les convencimos, a través de nuestros programas, de que Rumanía es un país que viene normalizándose después de su largo sueño totalitario y poco a poco ocupa su debido lugar, en Europa.

 

 

Lo demuestra el hecho de que siempre participaron en gran número en nuestros concursos de cultura general organizados en los 20 últimos años. Sus respuestas a las preguntas de los concursos de RRI demuestran que realmente están interesados en recibir informaciones sobre los lugares, la historia y la gente de Rumanía.

 

 

Los oyentes que ganaron estancias en Rumanía – amigos nuestros de Alemania, EE UU, Francia, Gran Bretaña, Rusia, Brasil, Italia, Ucrania, Bélgica, España, Austria, China, Irlanda, Dinamarca, Holanda, Bielorrusia, Marruecos, Suecia, Serbia – llegaron en calidad de amigos y oyentes de RRI y, sin duda alguna, salieron como amigos de Rumanía. Y la historia de esta amistad sólida continúa también hoy en día.

 

           


www.rri.ro
Publicat: 2013-01-14 20:54:00
Vizualizari: 3038
TiparesteTipareste