Domingo 21 de febrero

domingo 21 de febrero

Por aquí, amigos, tuvimos una semana muy fría con máximas de 3 a 5 grados centígrados en Bucarest y negativas en varias zonas del país. También ha vuelto a nevar.

Rumanía se mantiene entre los países de la Unión Europea más avanzados en cuanto a la campaña de vacunación contra la COVID-19, según ha informado el coordinador de la actividad de inmunización, el médico Valeriu Gheorghiță. Ha indicado que, tras menos de dos meses del inicio de la campaña, ya se aprecian los beneficios. Según cifras oficiales, casi el 90 % del personal sanitario perteneciente a la primera etapa de la campaña ya se ha vacunado con ambas dosis, mientras que más del 98 % ha recibido la primera. Actualmente, la campaña se encuentra en la segunda etapa, destinada a personas mayores de 65 años, enfermos crónicos y empleados de sectores esenciales. La mayoría de las dosis administradas han sido de Pzifer-BioNTech, aunque se dispone de dosis de Moderna y AstraZeneca. Según el Comité Nacional de Coordinación de la Actividad de Vacunación contra la COVID-19, desde el 27 de diciembre, fecha de inicio de la campaña de vacunación en Rumanía, se han administrado más de 1,3 millones de dosis. A partir de mediados del mes que viene, la tasa de vacunación aumentará considerablemente y entrarán en funcionamiento otros 200 centros.

Desde 2015, el 19 de febrero es feriado nacional en Rumanía porque el 19 de febrero de 1876, nació en el pueblo de Hobita, en el sur del país, quien se convertiría en una de las personalidades artísticas rumanas más poderosas, carismáticas y geniales: el escultor Constantin Brâncuşi. Después de graduarse, en 1902, por la Escuela de Bellas Artes de Bucarest, en ese momento el joven Constantin Brâncuşi tomó el camino hacia París, donde, en 1905, fue admitido en la prestigiosa École Nationale Supérieure des Beaux-Arts (Escuela Nacional Superior de Bellas Artes). En 1907 comenzó a trabajar en el taller de Auguste Rodin, pero abandonó después de solo unos meses, explicando: “Nada crece bajo la sombra de un gran árbol”. Brâncuși comenzó a exponer en la Ciudad de la Luz, donde creó la primera versión de  “El beso”, un tema que retomaría en diversas formas y que culminaría con la “Puerta del beso”, parte del Conjunto Monumental de Târgu-Jiu, ciudad de su región natal. Alquiló un taller en la Rue de Montparnasse y entró en contacto con la vanguardia artística parisina, entablando amistad con Guillaume Apollinaire, Fernand Léger, Amedeo Modigliani, Henri Matisse o Marcel Duchamp. Participó en exposiciones colectivas en París y Bucarest, inaugurando los ciclos de ”Pájaro milagroso”, de “La musa durmiente” y de “La señorita Pogany”, pero también expuso en Estados Unidos, donde su obra tuvo una gran acogida desde las primeras muestras. Entre 1914 y 1940, su actividad creativa se desarrolló en toda su magnitud. De este período datan sus obras de las series “Pájaro en el espacio” y “El recién nacido”, así como esculturas de madera. El Museo Nacional de Arte Moderno de París ʹGeorges Pompidouʹ alberga un importante número de obras de Constantin Brâncuși. El gran escultor dejó en su testamento estas obras a su país natal, Rumanía, pero tras la muerte de Brancusi el Gobierno comunista de Bucarest se negó a recibirlas. Obviamente Francia las aceptó con mucho gusto, junto con su famoso taller del callejón Ronsin y su contenido. Murió el 16 de marzo de 1957 y está enterrado en el cementerio de Montparnasse de la capital francesa. En la Rumanía del realismo socialista, Brâncuși fue acusado de ser un representante del formalismo burgués cosmopolita. Sin embargo, en diciembre de 1956, se inauguró su primera exposición individual en Europa en el Museo de Arte de Bucarest. No fue hasta la década de 1960 que el escultor fuera "redescubierto" en el país como un genio nacional. ¿Qué papel desempeña la obra de Constantin Brâncuși en la escultura mundial? Figura central del movimiento del arte moderno, es considerado uno de los más grandes escultores del siglo XX.  Sus obras se encuentran entre las creaciones más apreciadas y, con mucho, las más vendidas de un artista rumano. También ocupan el cuarto lugar en una lista de las creaciones más caras del mundo.

Con esto, queridos amigos, paso a contestar la correspondencia de hoy.

José Luis Corcuera de Vitoria-Álava-España, nos mandó este mensaje:

De nuevo les escribo con unos informes de recepción del mes de enero, el invierno vino muy concentrado en los días de Navidad hasta el 10 de enero, más o menos. Ahora ya parece que se va diluyendo y lo que más tenemos son lluvias y en ocasiones viento, pero la temperatura va subiendo al igual que las horas de luz.

Pueden ver que les capto bastante bien en los 7235, e incluso les pongo un pequeño archivo de audio de una captación que hice al azar dando vueltas por el dial del receptor. En el archivo pueden escuchar una emisión de Radio Rumanía en idioma rumano, eras sobre las 18:30 UTC, y la fecha el lunes 8 de febrero, en el receptor pueden ver que la frecuencia es 7375 y el indicador de la señal marca que la intensidad de la señal es muy fuerte.

El receptor de la imagen no lo suelo utilizar a menudo porque es grande y está fijo en un lugar determinado en mi casa, suelo utilizar el SANGEAN ATS 909 que es mucho más liviano para moverlo por casa.

-Muchas gracias, José Luis, por colaborar de nuevo con nosotros, por compartir lo tuyo y adjuntar el archivo de audio y la imagen del receptor. Recibe un fuerte abrazo en la distancia y mis mejores deseos. ¡Hasta la próxima!

 

Juan Carlos Gil Mongio de Zaragoza/España, reanuda el contacto con nosotros para enviar varios informes de escucha. Agradezco a RRI su permanencia en la onda corta en estos tiempos de crisis económica en que las circunstancias han retirado a muchas otras emisoras de las ondas. Además, hay que agradecer el magnífico trabajo realizado a diario por los profesionales de RRI tanto en lo relativo a contenidos como a la calidad técnica de las emisiones. En mi caso, disfruto especialmente de los programas culturales y aquellos que hablan de tradiciones y de cómo es la vida cotidiana de los rumanos. Agradezco vuestra última carta con QSLs por mi carta anterior y por los sellos del sobre, son preciosos y de gran valor para mí.

-Muchas gracias a ti, Juan Carlos, por tu nuevo envío, por escucharnos y por colaborar con nosotros regularmente. Gracias también por la bonita foto. Recibe un afectuoso saludo en la distancia y será ¡Hasta la próxima!

 

Diego Echeverri contactó de nuevo con nosotros a través de este mensaje: Reciba nuevamente un cordial saludo desde Támesis-Antioquia-Colombia, quiero agradecerle de nuevo leer mis mensajes y decirle que aún sigo disfrutando de tus programas a través de internet.

Adjunta Diego más fotos con flores de guayacán, un camino veredal, guayan rosado, orquídeas, mandarinas, vistas panorámicas de Támesis y cascada la Matilde.

-Muchas gracias, Diego, por saludarnos de nuevo y por seguir compartiendo detalles tan bonitos de tu pueblo. Me alegra que escuches los programas y te prometo que te enviaré lo solicitado. Un fuerte abrazo en la distancia y ¡Hasta pronto!

 

José Luis Salaverria Gómez nos envió este mensaje desde Urnieta-Guipúzcoa/España: De nuevo en contacto un año más para agradeceros vuestro gran esfuerzo al continuar emitiendo vuestros programas de radio en onda corta en español con la pena de ser muy pocas emisoras que lo hacen para ser captadas en España. De nuevo, muchas gracias por el esfuerzo de toda índole. Aún más si cabe en este año tan complicado por la epidemia mundial que nos ocupa y que espero cuanto antes nos podamos normalizar.

-Muchas gracias, José Luis, por haber contactado de nuevo con nosotros y por seguir a nuestro lado, pese a todo. Espero, a mi turno, que este año sea mejor para todos. Un muy cordial saludo desde Bucarest y ¡Hasta la próxima!

 

A continuación, Miguel Ramón Bauset de Alboraya-Valencia-España, comparte un bonito material: MARTES DE CARNAVAL.

Amanece en la ciudad, desayunos a la ligera y en un santiamén las ocupaciones nos esperan. Pocas personas se levantan con tiempo y desayunan con calma, y menos aun ojeando la prensa de la mañana al lado, combinando los aromas de esa comida primera de la mañana y esos papeles repletos de anuncios y noticias que huelen a tinta recién sacada de la rotativa. Eso sí, lo que parece más probable es que el celular sea el acompañante cercano a la taza de café, que tampoco hará una convivencia muy relajada que digamos. Son los tiempos que corren, lo que nos ha tocado vivir.

Entre prisas nace también el snack de media mañana preparado entre dos luces con lo primero que se encuentra al abrir el frigorífico…y así todo.

Personalmente, y más ahora que tengo todo el tiempo del mundo, me encanta esa calma que reina nada más levantarse, ese primer encuentro con los rayos del sol, depositar mi paz recogida con ese primer abrir de ojos, y tomar energía con las cosas que voy ingiriendo, sin televisión ni móvil, y dando vueltas a mi imaginación o planeando lo que voy a realizar en las próximas horas.

Junto a ese café negro con un poco de leche que ocupan el contenido de una hermosa taza decorada con un paisaje carpático rumano que conservo muy preciadamente, endulza esa mezcla turbia, no un poco de azúcar, tampoco una pastilla de sacarina, ni siquiera unos granos de stevia, nada de eso, mi café con leche de cada mañana se endulza con una cucharadita de miel de acacia, exquisita pero no tan dulzona como las demás, y lo más curioso, compres la marca que compres, siempre es rumana, lo que me llena de inmensa alegría.

Un buen vaso de zumo de naranja de la tierra, y un par de tostadas con tomate natural, hacen juego con el agua, que como no podía ser de otra manera, es BORSEC, la popular y magnífica agua rumana con gas, que ahora en España se presenta también en botella de cristal que permite saborearla mejor.

Con los primeros sorbos de aquel café con leche observo como un simpático petirrojo, tan populares en estas tierras con la llegada de los primeros fríos, se posa sobre un geranio de la ventana y observa, siguiendo su camino en busca de su insecto y alegrando con su piar a quien encuentra a su paso.

Curiosa imagen para espabilar, vaya. En el sofá, Terry el gato sigue con su sueño aletargado encima de su almohada. Todavía quedan restos de brasas en la chimenea, de anoche, en la que también se asaron unas patatas y cebollas que amenizaron una cena ligera junto a un par de manzanas.

El sol ya empieza a tomar fuerza y sus rayos van extendiéndose por doquier.

Observo el calendario, arranco la hoja de ayer, y me doy cuenta de que hoy es martes de carnaval y mañana miércoles de ceniza. ¡Madre mía!, pienso, y como todo lo ocurrido en el último año, va a ser muy diferente, alejado de esos bullicios que le caracterizan con las gentes en las calles risueñas y alegres, como aquel que conocí en tierras gaditanas hace unos años.

A finales de enero también teníamos cita en Madrid, en una de las ferias turísticas más importantes del mundo, en FITUR, con todos los pabellones repletos de stands para promocionar sus países y para además servirte de idea y planificar tus próximas vacaciones, permitiéndote conocer al mundo sin salir de Madrid.

¡Cómo recuerdo el viaje de retorno en tren o bus, con un par de maletas repletas de materiales que entregaba a mis mejores amigos y compañeros de trabajo!

Nada es como antes, y si miras hacia adelante, muchas cosas tampoco tendrán cita en este año que acabamos de comenzar. Lo importante, ya se sabe, es ver la luz al final del túnel, ver que vuelve la salud positivamente, y toda la normalidad poco a poco.

Un buen vaso de Borsec te evoca, al ver el oso en su azulada etiqueta, las tierras rumanas plenas de naturaleza viva.

Esta semana pasada, como ya hace diez años concretamente, se ha celebrado el día mundial de la radio, el día dedicado a valorar lo importante que es siempre la radio en nuestras vidas, y que pese a todas las novedades en el mundo de la tecnología, siempre está y estará ahí.

Y este año me he dedicado a observar como cada año se dedican más espacios radiales a conmemorar el día y la importancia que tiene en nuestras vidas. En España, por ejemplo, fue toda una fiesta, un día este del sábado 13, un día histórico.

Por cierto, hablando de radios, el pasado 16 cumplió 85 años, otra veterana del éter, Radio Bulgaria, llamada anteriormente Radio Sofía. Esta emisora dejó de emitir en ondas cortas el 31 de Enero de 2012, y ahora el contacto con el país se hace a través de su página web, renovada continuamente.

Entre evocaciones y vistas a mi ventana he terminado el café, templado por supuesto.

A buen seguro pronto ese pasado tan recordado, empiece a cobrar vida de nuevo.

-Muchas gracias, Miguel, por seguir compartiendo tus bonitos relatos. Un fuerte abrazo, amigo, y ¡Hasta el próximo domingo!

 

 


www.rri.ro
Publicat: 2021-02-21 05:00:00
Vizualizari: 165
TiparesteTipareste