El fenómeno del maltrato infantil en Rumanía

el fenómeno del maltrato infantil en rumanía Cada hora dos niños son sometidos a castigos físicos en Rumanía.

Cada hora dos niños son sometidos a castigos físicos en Rumanía. Es la sombría conclusión de las estadísticas de las autoridades rumanas. Las cifras podrían ser mucho más altas porque no todos los casos son denunciados. Muchos padres siguen considerando que una bofetada al niño no significa violencia. Las víctimas de este tipo de educación corren el riesgo de enfrentarse a la madurez a problemas graves y es  muy probable que se conviertan a su vez en agresores.

 

 Según la Organización Salvad a los Niños Rumanía, un 63% de los niños afirma que fueron golpeados al menos una vez por sus padres. Se trata de un fenómeno muy interesante porque tan sólo un 38% de los padres admite haber golpeado a sus hijos. Más grave es que en Rumanía, según un estudio, sólo uno de cada diez padres declara que nunca golpearía a sus hijos.

 

En opinión de los psicólogos, estos niños maltratados se convertirán en adultos que no tendrán confianza en ellos mismos, podrán aparecer disfunciones sexuales o a nivel alimentario. Hay un dicho que dice “de tal palo, tal astilla, y eso justamente es lo que puede llegar a pasar con un niño que desde que comenzó su vida ha visto y recibido malos tratos por parte de alguno o ambos progenitores. Conviene precisar que en 2017, los policías rumanos abrieron 500 expedientes penales por maltrato infantil.

 

Otra agresión grave cometida contra menores de edad es el abuso sexual. El más reciente caso de pedofilia en Rumanía se ha saldado con la detención de un policía que ha cometido abuso sexual contra dos menores de edad, hermano y hermana, de 5 y 9 años respectivamente. A comienzos de este mes de enero, las cámaras instaladas en un ascensor de Bucarest registraron los abusos sexuales contra dos niños de un hombre de mediana edad,  chofer en la Brigada de Policía de Tráfico desde 2010 y que anteriormente trabajó durante dos décadas en la Gendarmería. Conforme a las leyes rumanas, el delito de abuso sexual contra menores de edad  es sancionado con la pena de 3 a 10 años de prisión, pero desafortunadamente tras cumplir las condenas, los pedófilos dejan de ser monitorizados.  

 

Se calcula que en Europa, 18 millones de niños son víctimas de abusos sexuales. Durante el año 2016 se registraron 8 millones de abusos sexuales sobre menores y más de 2 millones en los primeros meses del 2017. Sólo en Reino Unido, se han detectad 57.000 casos según datos del informe “Abusos sexuales y pedofilia” presentado con motivos del “Día internacional contra la pedofilia y la pedopornografía”.

 

“No permitas que nadie toque tus partes íntimas y no toques las partes íntimas de nadie”; “si te tocan y te piden guardar el secreto, no lo hagas, aun cuando te amenacen y sea un familiar tuyo” y “si te tocan tus partes íntimas, no te quedes callado y cuenta lo que pasó a alguien en quien confíes”. Son tres mensajes que Unicef expuso el mes de octubre de 2017 en un vídeo dirigido a niños para prevenir el abuso sexual. El material educativo forma parte de la campaña “Ahora que lo ves, di no más”, lanzada el pasado mes de junio.

 


www.rri.ro
Publicat: 2018-01-15 20:17:00
Vizualizari: 3106
TiparesteTipareste