Mermelada de rosas, un negocio exquisito

mermelada de  rosas, un  negocio exquisito La mermelada de pétalos de rosa, muy popular en tiempos pasados, vuelve a centrar la atención de los rumanos y los cultivadores que sentaron las bases de este negocio se declaran satisfechos.

 

La mermelada de pétalos de rosa, muy popular en tiempos pasados, vuelve a centrar la atención de los rumanos y los cultivadores que sentaron las bases de este negocio se declaran satisfechos. Aunque en los países de la Unión Europea solamente los franceses, italianos y búlgaros son grandes productores de aceites aromáticos, mermeladas o jarabes de rosa, desde hace algunos años también en Rumanía ha venido desarrollándose este negocio que necesita mucha destreza y pasión, según nos cuentan los cultivadores de rosas.

 

Nicoleta y Dan Florea viven en la localidad Ucea de Sus, distrito de Brașov, y hace 5 años invirtieron en una plantación de rosas. Encontraron un terreno abandonado a las afueras del pueblo y lo acondicionaron con manzanos, perales y rosales. Buscaron la variedad adecuada para las mermeladas, la rosa de Damasco, que tiene un perfume intenso y un florecimiento abundante, y se pusieron manos a la obra.

Nicoleta Florea nos cuenta cómo empezó todo:

 

“En otoño de 2010 creamos la plantación y luego transformamos la superficie en terreno ecológico. Pasaron tres años de conversión y desde junio de 2013 tenemos una plantación ecológica. Durante los 3 años de conversión hemos producido mermelada de rosa, jarabe de rosa y vinagre de rosa. Nuestra superficie mide 2.000 metros cuadrados, no es muy grande, y tenemos 1.200 acodos de rosales. Queremos extender la superficie porque la demanda ha venido aumentando. Desde el mes de mayo hasta el mes de octubre recogemos diariamente pétalos de rosas. Las rosas florecen alternativamente y tenemos dos variedades. Encontramos en internet un productor de acodos de rosales del distrito de Bacău que nos ayudó a comprar estos acodos y actualmente contamos con 1.200. Tuvimos una gran producción incluso en el primer año, más de lo que esperábamos.”

 

El negocio empezó con dinero propio. Después de haber plantado los acodos, en mayo todos los rosales florecieron. Todo era color rosa y el perfume de rosa se sentía por todas partes. Hasta el mes de octubre se recogen alrededor de 500 kg de pétalos de los cuales se producen 8.000 tarros. De un kilo de pétalos se obtienen 40 tarros de 200 gramos de mermelada. Inicialmente, la familia Florea pensaba vender los pétalos, pero no encontró compradores. La única solución fue producir mermelada y jarabe. En el presente, está satisfecha por la producción obtenida y desea ampliar la gama de productos, según nos cuenta Nicoleta Florea:

 

“En 2013 produjimos 23.000 jarros de mermelada, 1.000 botellas de jarabe y 3.000 botellas de vinagre. Además de estos tres productos, pensamos en hacer otro producto, la infusión de rosa- porque las rosas tienen propiedades milagrosas, contienen vitaminas y tratan algunas enfermedades. Las personas que padecen asma, tensión arterial o problemas de circulación de la sangre pueden consumir nuestros productos”.

 

En la familia Florea cada miembro tiene su papel en el negocio. Los hombres se dedican al trabajo agrícola, las mujeres procesan la materia prima y los niños recogen los pétalos. La inversión inicial fue de 10.000 lei (unos 2.200 euros), pero en el año siguiente la recuperaron, según destaca Nicoleta Florea:

 

“Es un negocio familiar. Todo lo que ganamos lo reinvertimos. A partir de este año puedo decir que tenemos un beneficio mayor en comparación con los años anteriores. Tuvimos la gran suerte de formar parte de la Asociación Bio Rumanía y gracias a esto nuestros productos se venden en los grandes supermercados de Rumanía. Hubo demanda también del extranjero pero no producimos cantidades muy grandes y por eso decidimos vender nuestros productos en el país. Sin embargo, nos propusimos diversificar los productos, extender la superficie de rosales y es posible que el próximo año nuestros productos se vendan en otros países. Desde el año 2012 participamos en la Semana Verde Internacional de Berlín, luego en 2013-2014 participamos en la feria Biofach de Núremberg. Nuestros productos son muy apreciados y tenemos demandas de China, Japón, Polonia y Austria, pero todavía no producimos cantidades muy grandes. Por eso pensamos en crear una Asociación de cultivadores de rosas para mermeladas”.

 

La familia Florea tiene grandes planes dado que recientemente ha obtenido fondos europeos para crear una granja mixta por un valor total de 22.000 euros. Con este dinero la familia Florea piensa comprar herramientas y plantar manzanos. Actualmente, el matrimonio Florea de Ucea de Sus cuenta con plantaciones mixtas de rosas, manzanos, tomates e incluso frambuesas.


www.rri.ro
Publicat: 2014-04-16 22:05:00
Vizualizari: 1477
TiparesteTipareste