El Festival Internacional de Nuevo Teatro, “MicROmânia”

el festival internacional de nuevo teatro, “micromânia” “MicROmânia” es la parte principal del festival desarrollado del 6 al 14 de mayo.

Organizada por el Teatro Clásico “Ioan Slavici” de Arad, la quinta edición del Festival Internacional de Nuevo Teatro habla “sobre la pequeña Rumanía, la Rumanía de los aconteceres diarios, la Rumanía de nuestras vidas y de los malos hábitos personales/colectivos a los que hacemos frente cada día”, según ha afirmado su comisario, el crítico Claudiu Groza. “MicROmânia” es la parte principal del festival desarrollado del 6 al 14 de mayo.

 

 

            El nuevo teatro es el teatro que nutre la dinámica de este arte, ha afirmado Claudiu Groza, al hablar de lo que significa el nuevo teatro para el espacio teatral rumano del último año:

 

 

            “La novedad no significa necesariamente unos montajes frescos, sino que significa la opción por unos textos y unas maneras de poner en escena que aumentan el valor del teatro rumano. Porque vengo de una zona sociológica de interpretación del arte, tengo una teoría según la cual cada época tiene su manera de hablar públicamente mediante el arte. Como en un determinado momento era el teatro declamatorio, como hace 2000 años era la tragedia... En Rumanía tenemos un tipo de teatro sincrético, que mezcla lo visual con el texto y en el que lo visual es muchas veces lo más importante. Aquí, en este momento, el motor que hace que el arte teatral siga adelante es el teatro social, el teatro documental, un teatro anclado en la realidad, en lo que está pasando en este momento. El teatro sigue adelante justamente mediante estas búsquedas. Lo que me ha alegrado muchísimo durante estos cinco años es que en Arad se ha creado un público muy fiel al Festival de Nuevo Teatro, un público que ha crecido con el festival y que ha ofrecido siempre unas reacciones honestas ante el festival. Es un público que ha comenzado en un determinado momento a pedir ciertas cosas. Me han sugerido ciertos espectáculos que deseaban ver, ciertos directores que les interesaban y he intentado tener en cuenta estas opciones. Ha sido un gesto muy bonito, porque es un público abierto a lo que hemos intentado crear nosotros aquí.”

 

 

            Uno de los espectáculos invitados del Festival de Nuevo Teatro de Arad ha sido “El principito” de Antoine de Saint-Exupéry, puesto en escena por Alexandru Dabija en el Teatro de la Comedia de Bucarest. El papel del principito está interpretado por Dorina Chiriac, una actriz muy conocida y amada por el público rumano. Para Dorina Chiriac, el nuevo teatro significa una expresión propia, significa la obligación de decir la verdad en el escenario. Para ella, la novedad en la dirección de Alexandru Dabija es la actitud:

 

 

“Él no se ha propuesto romper un cliché, se ha propuesto contar de manera honesta y directa la historia del principito y ha deseado que ella se dirija directamente a los niños, sin ofender su inteligencia. No se ha dirigido a unos seres que están por debajo de nuestro nivel de entendimiento, sino a unos seres con un potencial, unos seres inteligentes, que están sólo en una etapa de su evolución en el planeta. Es decir que ha elegido un discurso honesto. Por supuesto que ha duplicado con todo lo que significa la imagen creada por Mircea Cantor, al que no ha elegido de manera casual. Mircea Cantor está en su primera colaboración con un teatro. Ha salido algo que para nosotros ha sido un encuentro con lo mágico. Y espero que esto se sienta en la sala.”

 

 

Uno de los espectáculos seleccionados para la sección ”MicROmânia” ha sido “Patru piesuţe politice despre duşmani” (“Cuatro pequeñas piezas políticas para los enemigos”), un texto nuevo escrito especialmente para los actores de la Compañía “Liviu Rebreanu” del Teatro Nacional Târgu Mureş por Székely Csaba, un autor de expresión húngara. Apreciado como el joven dramaturgo más visible de los últimos cinco años en el teatro rumano, ha escrito cuatro fábulas sobre el poder, la convivencia, el miedo, la verdad y la mentira. Son temas extremadamente actuales. Para Csaba Ciugulitu, uno de los actores del reparto, el nuevo teatro significa exactamente esta actualidad de los temas, en la que también se vuelve a encontrar de alguna manera. Es la discriminación de aquel que es distinto:

 

 

“Tengo también una cara así... Y soy más desenvuelto. Muchos compañeros más jóvenes que vinieron al teatro y la primera vez me miraron así: “¿Éste quién es? ¿Cómo hablar con el? ¿Sería duro?” No. Soy muy amistoso. Tengo familia, tengo dos hijos. Es verdad, al principio me costó ir a la guardería a llevarlos, porque los padres me miraban o tenía miedo de que algunos niños se pusieran a llorar al verme con esta cara. En Bucarest, cuando estudiaba en la facultad, era el húngaro. En Miercurea Ciuc, donde he trabajado como actor unos siete años en el Teatro Húngaro, era el rumano. Mi padre es de Argeş, mi madre es de Gheorgheni, yo soy una mitad de cada uno. Hablo los mismos idiomas, trabajo en Târgu Mureş con ambos grupos de teatro... Cuando la gente me conoce, conoce también mi alma. Y muchos dicen que tengo buen alma.”

 

 

En la sección ”MicROmânia” han sido invitados seis espectáculos. “Historias de vida, parodias, bromas entre compañeros, historias dolorosas, historias emotivas, pero también parábolas de nuestra existencia”, ha afirmado Claudiu Groza, quien ha destacado que a veces la ficción prevé la realidad. Como ha sido también el caso del espectáculo “Patru piesuţe politice despre duşmani” (“Cuatro pequeñas piezas políticas para los enemigos”):

 

 

“Es muy interesante como un espectáculo realizado en noviembre del año pasado y que se presentó en el festival el 9 de mayo enfocaba perfectamente la realidad política y social de Rumanía. Aunque el espectáculo se realizara antes de las manifestaciones organizadas en primavera, antes de los escándalos políticos que comenzaron en 2017 en Rumanía, el 9 de mayo parecía que se había hecho en ocasión de este día. Porque hablaba sobre la intolerancia, la homofobia, la hipocresía política, sobre el engaño por parte de las personas que están en el poder ante el pueblo al que deben representar. Parecía de repente un espectáculo reportaje. Este tipo de MicROmânia que hemos intentado representar mediante los espectáculos del festival muestra que a través de la ficción, del arte, desgraciadamente la realidad empieza más a formarse según el modelo de estas previsiones de orden estético.”


www.rri.ro
Publicat: 2017-05-13 08:25:00
Vizualizari: 1091
TiparesteTipareste