10,9 Petavatios

10,9 petavatios Se ha dicho que podrá alcanzar 10 petavatios (10.000 billones de vatios), es decir, una décima parte de la energía solar. El pasado 7 de marzo, en pruebas, alcanzó ya los 10.9 petavatios. Este es el láser de Măgurele (suroeste de Bucarest).

Se ha dicho que podrá alcanzar 10 petavatios (10 000 billones de vatios), es decir, una décima parte de la energía solar. El pasado 7 de marzo, en pruebas, alcanzó ya los 10.9 petavatios. Este es el láser de la localidad de Măgurele (suroeste de Bucarest), un proyecto cofinanciado con más de 300 millones de euros por fondos europeos, actualmente el más poderoso del mundo. El logro científico de la plataforma de Magurele es un estreno mundial y el director general del Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo de Física e Ingeniería Nuclear "Horia Hulubei", Nicolae Zamfir, dice que incluso puede duplicarse.

 

”10 petavatios es un hito que nos fijamos nosotros mismos, la comunidad de investigadores de Europa. «Diez» suena bien. Pero la idea  es superar este hito. Hemos experimentado con el sistema existente en Magurele y vimos que se puede  duplicar esta potencia. Hay mucho espacio de desarrollo.”

 

El láser Magurele forma parte de un proyecto más grande, Extreme Light Infrastructure (ELI), una plataforma internacional de investigación de láseres. ELI tiene 3 instalaciones: en la República Checa, Hungría y Rumanía, y el volumen de inversión acumulado supera los 850 millones de euros del Fondo Europeo de Desarrollo Regional. La actual fase de implementación de los tres pilares, con perfiles científicos complementarios, es coordinada por el Consorcio de la Asociación Internacional ELI-Delivery. Por su parte, el ministro de Investigación e Innovación, Nicoale Hurduc, en la ceremonia de celebración del reciente logro en Magurele, ha anunciado que este proyecto es el primero de una lista de tres proyectos estratégicos en Rumanía. Nicolae Hurduc:

 

”Es el proyecto de infraestructura europeo más importante. Los fondos europeos nos permitirán alcanzar resultados científicos sobresalientes. Es el primero de los tres proyectos principales que realizaremos en los próximos años, junto con "Danubius" y "Alfred", que permitirán el estudio de reactores nucleares de cuarta generación".

 

Con la ayuda de este láser, podemos crear nuevos fenómenos, investigar el comportamiento de la materia en condiciones extremas jamás vistas en el planeta Tierra, pero que probablemente existan en el Universo, y así intentar desentrañar algunos de los misterios del Universo, ha dicho Nicolae Zamfir. Según él, es un sueño que se ha cumplido. Un sueño que comenzó hace menos de una década cuando gracias a una decisión política, Rumanía pudo presentar su candidatura para albergar uno de los tres centros de investigación del láser más potente del mundo. En aquel entonces la mayor intensidad de un  láser  estaba por debajo de un petavatio. Mientras tanto, el campo de los láseres se ha desarrollado muchísimo. Los láseres de este tipo están avanzando muy rápidamente, hasta el punto de que constantemente se superan barreras que hasta ahora parecían infranqueables. 

Hoy en día, hay más de diez laboratorios que cuentan con un láser capaz de alcanzar más de un petavatio, hay un láser muy potente en Corea del Sur, pero hasta ahora no se ha logrado una potencia de 10 petavatios. "Utilizamos el mayor cristal de zafiro con iones de titanio que se haya cultivado en la Tierra, un cristal con 20 centímetros de diámetro", ha explicado el jefe del grupo de láser, Ioan Dancuş. Para que este sistema funcione, se necesita una infraestructura especial. Todo el sistema láser, que contiene miles de componentes ópticos y electrónicos, se coloca en una placa antivibración, que lo desconecta completamente de las vibraciones externas. Desde un punto de vista técnico, estamos trabajando con un sistema fantástico, ha explicado el investigador. "Usaremos este láser para responder a nuestras dos grandes vocaciones: la curiosidad, para comprender mejor lo que está sucediendo en el Universo que nos rodea y la creatividad, para desarrollar algo que ayude a la humanidad a vivir mejor", ha dicho Ioan Dancuş. Los experimentos en Magurele comenzarán en otoño, pero los investigadores ya están pensando en los posibles usos de un láser tan potente. El director técnico del proyecto, Călin Ur:

 

"La potencia de 10.9 obtenida con un láser es un logro único en el mundo. Es el láser más potente jamás construido en el mundo y abre innumerables posibilidades para la investigación científica. Ahora podemos pensar en cómo implementar los nuevos experimentos, las nuevas mediciones, cómo organizar nuestros estudios para poder beneficiarnos de la enorme potencia que nos brinda el sistema de láser construido en Magurele".

 

Este láser, único en el mundo, influirá en el tiempo en varias áreas, entre ellas la física, la astronomía y la medicina. Ayudará a detectar isótopos radioactivos que pueden tratar el cáncer, por ejemplo, o ayudará a identificar completamente el contenido de los barriles de desechos radioactivos sin ser desmantelados, una tarea muy difícil en la actualidad. También se utilizará para probar los materiales utilizados en las misiones espaciales. El proyecto Magurele reúne a 200 personas, de las cuales 150 son investigadores rumanos y el resto son extranjeros procedentes de más de 20 países.

 

 

 

 


www.rri.ro
Publicat: 2019-08-02 18:05:00
Vizualizari: 513
TiparesteTipareste